MILEI NO CONVOCA A LOS GOBERNADORES Y SE ARRIESGA A UNA DERROTA CON EL IMPUESTO PAÍS

0

El presidente se irá a Israel sin recibir a los mandatarios, que tienen los votos para coparticipar el impuesto. En Juntos dicen que los subestimó.

Javier Milei finalmente no convocará a los gobernadores y se arriesga a una fuerte derrota en el Congreso por la coparticipación del impuesto País.

Como anticipó LPO, los mandatarios esperaban desde el momento en que terminó la sesión del viernes un llamado de Milei para zanjar la negociación por el impuesto. El arma letal de los gobernadores es que tienen los votos para aprobar la coparticipación del 21% del impuesto a las provincias.

Si aprueban ese cambio, las provincias se llevarían casi 2 billones por año. Para tener una idea de las cifras en juego, Buenos Aires se llevaría 40 mil millones por mes, Córdoba unos 15 mil millones por mes y Tucumán 10 mil millones por mes. Por eso los gobernadores, incluso los peronistas como Axel Kicillof, analizan votar el artículo ya que serían largamente los más beneficiados.

El cordobés Martín Llaryora fue quien tuvo la iniciativa por parte de los gobernadores para avanzar con la modificación del impuesto a pesar de la negativa de la Rosada. No es el único «aliado» de Milei que votaría a favor de coparticipar: también los radicales de Jujuy y los diputados de Misiones y Salta que integran el bloque Innovación federal, que venía acompañando al Gobierno. Los rionegrinos, que suelen moverse al compás del oficialismo de turno, también votarían a favor de repartir el 21% del impuesto entre las provincias.

Lo mismo los diputados que responden a gobernadores de Juntos como Rogelio Frigerio de Entre Ríos e Ignacio Torres de Chubut, entre otros.

Si se aprueba la coparticipación del impuesto al cheque, la provincia de Buenos Aires recibirá 40 mil millones por mes, Córdoba unos 15 mil millones y Tucumán unos 10 mil millones. Tres ejemplos de la importancia del tema en discusión.

Pese a esto, fuentes al tanto de la negociación con los gobernadores dijeron a LPO que Milei no quiere juntarse y que viajará a Israel este lunes sin saber si están los votos para avanzar con la votación en particular de la ley ómnibus, que empezará el martes.

Quien quedará a cargo de la negociación es Guillermo Francos, pero los gobernadores ya no creen que el ministro del Interior tenga la última palabra de la Rosada, por lo que sin Milei el acuerdo parece inviable.

«Va a salir como por un tubo», dijeron a LPO en Juntos por el Cambio, que tiene a 10 gobernadores. Milei dejó trascender que vetará el artículo, pero la oposición ya habla de juntar dos tercios de la Cámara para revalidarlo.

En el entorno de uno de los gobernadores de Juntos dijeron a LPO que Milei va camino a un error estratégico en el relacionamiento con las provincias. «Milei subestimó a los gobernadores y a la negociación política, ahora tiene la oportunidad de demostrar si es un amateur y la estrategia la va a conducir un consultor de comunicación o si alguien con sentido común político ordena este proceso», dijo la fuente.

El destrato que propinó Milei a los diputados aliados es motivo de preocupación incluso en el seno de La Libertad Avanza. «Javier va a tener que reorganizar la política», dijo a LPO un dirigente libertario que entró en alarma por el Efecto Gaturro. Así definió a la fascinación de Milei de coquetear con los errores no forzados. (lpo)