Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

El Papa llamó a combatir “el vergonzoso crimen” de la trata de personas

127

Francisco llamó a “denunciar las injusticias y luchar con firmeza contra este vergonzoso crimen”. Además, reclamó que en las casas no se desperdicie la comida que sobra.

El papa Francisco pidió combatir con firmeza “el vergonzoso crimen” de la trata de seres humanos, “una plaga” también muy frecuente en las rutas migratorias, denunció en la víspera del Día Mundial de la ONU sobre este delito.

Además reclamó que en las casas no se desperdicie la comida que sobra y recomendó darla a otras personas que lo necesiten o volverla a cocinar, tras el rezo del Ángelus dominical en la plaza de San Pedro del Vaticano.

“Esta plaga reduce a la esclavitud a muchos hombres, mujeres y niños con el objetivo de explotarles desde el punto de vista laboral y sexual, para el comercio de sus órganos, la mendicidad o la delincuencia forzada”, señaló el pontífice.

Francisco recordó que el problema se da también en Roma pero que son las rutas migratorias las que “son a menudo aprovechadas por traficantes para reclutar nuevas víctimas”, por lo que llamó a combatir esta lacra.

“Es responsabilidad de todos denunciar las injusticias y luchar con firmeza contra este vergonzoso crimen”, solicitó ante los fieles que le escuchaban desde la plaza de San Pedro del Vaticano.

Compromiso generoso

El jefe de Estado del Vaticano instó a los fieles a “no ser espectadores insensibles y tranquilos” ante los dramas de “muchos hermanos y hermanas en cada parte del mundo” y a llevar a cabo “un generoso compromiso de solidaridad con los pobres, los últimos y los indefensos”.

Concluyó su mensaje expresando su deseo de que “en el mundo prevalezcan los programas dedicados al desarrollo, la alimentación y a la solidaridad y no al odio, a los armamentos y a la guerra”.

No desperdiciar comida

El pontífice basó su discurso en el episodio del Evangelio en el que Jesús de Nazaret multiplicó los panes y los peces y recordó a “la gente que tiene hambre” en el mundo actual.

“¿Cuántas sobras de comida desperdiciamos? Que cada uno piense dónde acaban los alimentos que sobran en la comida o la cena ¿Qué hacemos en casa con las sobras?”, cuestionó el papa ante los 25.000 fieles que le escuchaban, según cifras de la Gendarmería vaticana.

Francisco aconsejó preguntar qué se hacía con la comida que sobraba a los abuelos que vivieron las penurias de la posguerra.

“No desperdiciéis nunca la comida que sobra. O se vuelve a hacer o se da a quien pueda comerlo, a quien lo necesite. No tiréis nunca las sobras”, zanjó el papa, que llamó a sus fieles a realizar un “examen de conciencia” sobre sus hábitos en este sentido.

A %d blogueros les gusta esto: