PARANÁ MARCHÓ CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO EN CLAVE CON LAS LUCHAS EN LATINOAMÉRICA

113

Este lunes se llevó adelante en la capital provincia la movilización en conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia de Género. Reiterando los reclamos que el movimiento feminista ha puesto fuertemente en la escena pública, este año se sumaron la solidaridad con las rebeliones en Chile y contra el golpe en Bolivia, “para estar presente una vez más”, indicó a AIM una de las voces de la Multisectorial de Mujeres Entrerrianas.

Con una instalación con una hilera de zapatos colocados sobre las escalinatas de los Tribunales de Paraná, con mujeres con parches en los ojos y la lectura de un documento, concluyó esta tarde la marcha que la Multisectorial de Mujeres Entrerrianas y la Asamblea de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans organizaron en contra de la violencia de género. “Hoy marchamos, como todos los 25 de noviembre, en el Día Internacional Contra la Violencia de Género, en conmemoración a las hermanas (Patria, Minerva y María Teresa) Mirabal, asesinadas en 1960 en el contexto de la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo en República Dominicana. Hoy vivimos nuevamente en nuestra América Latina momentos de golpe de Estado y destitución de gobiernos populares, estamos conmemorando esos asesinatos”, señaló a esta Agencia Nadia Ahumada, de la Multisectorial de Mujeres.

“Marchamos contra la violencia de género en la cotidianidad de nuestras vidas, marchamos por una vida libre de violencia y discriminación, marchamos en solidaridad con nuestras hermanas bolivianas y chilenas que están en un momento de lucha y resistencia”, dijo la activista que reafirmó la presencia en las calles del colectivo feminista, “como lo hemos venido haciendo desde los últimos años con el movimiento feminista con nuestras reivindicaciones y nuestras luchas para estar presente una vez más”.

El documento completo:

“Este 25 de noviembre, Día Internacional de Lucha por la Erradicación de las Violencias contra las Mujeres, Travestis y Lesbianas recordamos más que nunca a las hermanas Mirabal asesinadas por la dictadura de Trujillo en República Dominicana y sostenemos su lucha por la democracia y la libertad. Este 25 de noviembre nos encuentra juntas gritando como Lohana: ¡En este mundo de gusanos capitalistas hay que tener coraje para ser mariposa!

Este 25 de noviembre exigimos el cese de la violencia hacia las mujeres, lesbianas, travestis y trans: ¡Justicia para todos los casos de feminicidios y travesticidios! Todos los días desaparece una mujer, lesbiana, trans o travesti y de acuerdo a estadísticas no oficiales, hay un feminicidio cada 26 horas en nuestro país. En octubre se registraron 25 feminicidios en Argentina, cifra que asciende a 275 al contabilizar los crímenes por violencia machista cometidos entre el 1º de enero y el 31 de octubre de este año. En Entre Ríos hubo 8 feminicidios.

El 84% de estos asesinatos fueron cometidos por varones del círculo íntimo y de conocidos de las víctimas, y al menos hay 174 niñes en huerfanidad. Es urgente la sanción de la Ley de Emergencia por violencia de género en la Nación y la Provincia con reglamentación y presupuesto real.

La Ley de Emergencia permitirá destinar por ministerios presupuestos extras para tomar medidas urgentes y podríamos contar con recursos inmediatos para la atención de la problemática. Repudiamos al gobierno de Macri que en el 2019 solo destinó 11 pesos por mujer por año para las políticas de prevención y erradicación de la violencia de género y envió al Congreso el presupuesto 2020, que, de no ser modificado, sólo proyecta un peso con cincuenta por mes, es decir dieciocho pesos por mujer y/o disidencia en el año. Denunciamos la falta de entrecruzamiento de datos entre causas que se tramitan en distintos fueros. Bajo el sistema judicial machista y patriarcal los violentos se nutren de instancias judiciales para criminalizar a las mujeres en situación de violencia de género. Exigimos Justicia para Jéssica Dos Santos, Gisela López y NiKi “La Loba”, cuyos crímenes de odio siguen impunes. Denunciamos el encubrimiento y la protección a los violadores de la “manada” de Villaguay y disciplinamiento con el que el Estado pretende someternos. Pedimos el apartamiento del Fiscal por misógino, machista y patriarcal. Abrazamos a nuestra compañera y abogada feminista Fernanda Vásquez Pinasco que fue amenazada de muerte por un condenado por narcotráfico y acusado de violencia de género por su esposa e hija. ¡Los violentos no tienen más impunidad! Reiteramos que no hay políticas integrales que contengan a las víctimas de violencia y les permitan seguir con sus vidas y tener un proyecto vital con acceso al trabajo, a la capacitación, a la salud y a la vivienda. Nos siguen negando las licencias por violencia de género y seguimos siendo víctimas de acoso sexual laboral. El despiadado recorte de políticas públicas genera precarización, ajuste y despidos de las trabajadoras del Estado en las áreas destinadas a contener y atender la violencia de género, entre otras áreas. Denunciamos la feminización de la pobreza, que no solo significa el empobrecimiento material de mujeres y disidencias, sino también el empeoramiento de sus condiciones de vida y la vulneración de sus derechos. Demandamos la creación del cupo laboral trava –trans en todas las dependencias del Estado.

Al Municipio de Paraná le solicitamos la aplicación y el presupuesto de la ordenanza sancionada y le exigimos la inmediata reincorporación de las compañeras mujeres y travas que fueron despedidas recientemente. Acompañamos la lucha de las trabajadoras del cupo trava, la escuela municipal de danza y circo y de los jardines maternales y del Copnaf. Reclamamos el cumplimiento de la Ley de Educación Sexual Integral con visión científica y laica sobre la sexualidad y con perspectiva de género para todo el sistema educativo. La ESI posibilitó la detección de más de 400 casos de abuso sexual en niñes y adolescentes. Es fundamental para el ejercicio de los derechos humanos. El año pasado estuvo atravesado por la inmensa e incasable marea verde que logro la media sanción en Diputados del proyecto de aborto legal, seguro y gratuito. En las calles demostramos nuestra fuerza organizada y reafirmamos hoy que es el camino para conquistar nuestro derecho a decidir. ¡Contra todos los fundamentalismos el aborto será ley! Reclamamos la plena implementación y presupuesto real para el Programa de salud sexual y reproductiva. Denunciamos el recorte en los tratamientos hormonales. ¡Nuestra identidad es un derecho! Defenderemos el Protocolo ILE de las amenazas y repudiamos las maniobras del gobierno de Macri para anular esta práctica que nos garantiza derechos. ¡Nos unimos a la consigna de las Socorristas y decimos que en un mundo justo las niñas no son madres! ¡Y que negar el aborto no punible es delito! Ante el intento de avanzada de grupos anti derechos, exigimos la separación de la iglesia del Estado. El Estado debe dejar de subsidiar la educación privada y confesional y demás no financiar la estructura de ningún culto.

No permitiremos la injerencia de las religiones fanáticas y autoritarias sobre nuestras vidas. Con la misma fortaleza defenderemos nuestro derecho a la soberanía alimentaria. La utilización de agrotóxicos es un atentado contra toda forma de vida. Es momento de discutir e imaginar otros modos de producción. Repudiamos el decreto de Bordet y Rodríguez Signes que condena a la contaminación y las enfermedades a las escuelas rurales y a la población toda. Y rechazamos el fallo cómplice del STJ de nuestra provincia.

¡Paren de fumigarnos! Le decimos NO a la ley de semillas y fuera todo el agronegocio de nuestra tierra. La sumisión a la que el patriarcado nos sometió nos dio la experiencia en cuidados y trabajo doméstico y desde ahí nos empoderamos para proponer un modelo agroecológico que signifique la redistribución de la tierra, como principal riqueza y la posibilidad de decidir sobre nuestro territorio y nuestra alimentación. En Latinoamérica la resistencia feminista está en la calle contra el golpe en Bolivia, contra el terrorismo de Estado en Chile y contra todo país imperialista que ponga en peligro los derechos conquistados. Las torturas, secuestros, desapariciones, vejaciones y violaciones tienen la intención selectiva de desarticular la potencia de los feminismos y de los movimientos disidentes. Esta violencia es violencia política contra quienes hacemos frente al capitalismo, su sistema de endeudamiento, obediencia y explotación, y experimentamos, inventamos o recuperamos formas de vida que encienden el deseo de otros modos de convivencia.

Los gobiernos ordenan a las fuerzas de “seguridad” mutilar y violar con saña específica a mujeres y a cualquier identidad disidente de la heterosexualidad normativa, impuesta a bastonazos que reciben por igual varones trabajadores.

Abrazamos la resistencia popular en Brasil, Colombia, Ecuador, Haití y Nicaragua, entre otros países que se enfrentan a la derecha neoliberal. Nosotras rechazamos el acuerdo que consagra la impunidad del gobierno asesino de Piñera. Exigimos su renuncia ya. Decimos no al golpe de estado racista y fundamentalista en Bolivia que va detrás de la consolidación de un modelo extractivista transnacional saqueador e imperialista, que va por las reservas de los recursos naturales. Las religiones nuevas y viejas quieren volver a encerrarnos en nuestras casas, donde nos matan y nos explotan. La familia cerrada e idealizada que defienden las religiones como paradigmas del orden es muchas veces nuestra tumba. O nos hace esclavas de los Estados que extraen de nuestro tiempo el valor de un trabajo no remunerado: los cuidados que damos, las redes que sostenemos, los servicios que proveemos; en fin: la reproducción de la vida. Hoy denunciamos todas las violencias del sistema machista y heteropatriarcal y nos encontramos juntas con la alegría del abrazo y las vivencias compartidas. Nos mueve el deseo de cambiarlo todo, ya no nos basta con la igualdad de derechos, queremos poner todo patas para arriba. Estamos armando un mundo feminista con otra política, otra ciencia, otra economía, otras palabras, otros gestos para habitar nuestros cuerpos en otras relaciones. Por todo lo que deseamos, por todo lo que necesitamos, por todo lo que luchamos estamos acá ¡y al clósed no volvemos nunca más! ¡Ni una menos! ¡Vivas, libres, soberanas y desendeudadas nos queremos! ¡Hasta la victoria sembraremos y a nuestra América Latina liberaremos!

25N 2019 – Documento de la Asamblea de Mujeres, Lesbianas, Travas y Trans de Paraná y la Multisectorial de Mujeres Entrerrianas”.