Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

La Uader se declaró en “estado de alerta” y apoyó a las universidades nacionales

179

El Consejo Superior de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader) manifestó su “solidaridad con la lucha que llevan adelante las universidades nacionales en reclamo de presupuesto y contra el ajuste del gobierno nacional”, supo AIM. Fue luego de una sesión del máximo organismo donde se discutió la situación presupuestaria y salarial por la que atraviesan las universidades nacionales.

“Nos declaramos en estado de alerta por la situación del sistema universitario; no podemos permanecer ajenos”, dijo el rector Aníbal Sattler en la jornada de hoy, donde los miembros del Consejo realizaron una expresión pública frente a la sede de Rectorado, en Paraná.

La sesión también fue acompañada por a autoridades, docentes y trabajadores del claustro administrativo. Al término de la reunión se elaboró un comunicado en el la comunidad educativa manifiesta “su solidaridad con las universidades públicas nacionales que atraviesan una profunda crisis; y en el marco de lo que fue la 6° reunión ordinaria, se declararon en “estado de alerta”.

En diálogo con esta agencia, Juan Martín Basgall, subsecretario de Prensa de Uader expresó que “si bien dependemos de la Provincia (como universidad), hacemos esto en solidaridad con la defensa del sistema de universidad pública. Queremos institucionalizar esta preocupación”.

En este sentido, el máximo órgano de cogobierno en la universidad entrerriana aprobó la emisión de una resolución donde se declara en “estado de alerta” ante “cualquier avasallamiento” del gobierno nacional a las instituciones de educación del sistema universitario público, sean nacionales o provinciales.

La jornada tuvo carteles con consignas alusivas al conflicto y una breve instancia de deliberación en la calle, donde la comunidad educativa se expresó “ante un contexto sin respuestas oficiales al reclamo salarial de los docentes que completan tres semanas consecutivas de paro. A esto se agrega el recorte presupuestario y la demora en la remisión de fondos, lo que pone al sistema universitario al borde del colapso”, según establece el comunicado de prensa.

“La Universidad Pública es un derecho, no un privilegio, que está enraizado en lo más hondo de un pueblo que ha visto crecer a sus hijos e hijas en ella. Para nuestra sociedad, la Universidad Pública, libre y gratuita, es más que una mera consigna: es la convicción que moviliza y mantiene alerta a una comunidad que está padeciendo el desfinanciamiento y el cercenamiento de sus posibilidades”, denuncia el documento.

“La Universidad Pública es la posibilidad concreta que tienen miles de personas en el territorio argentino para formarse, proyectar el ejercicio técnico o profesional, desplegar su potencial creativo y, fundamentalmente, para desarrollarse de manera integral en pleno sentido humano. Es el terreno para ejercer ciudadanía, para criticar el mundo en que vivimos, para pensar y diseñar alternativas a los problemas del colectivo social”, enfatiza el texto que pone de relieve que “la educación superior pública es también la oportunidad que tiene nuestro país de proyectarse estratégicamente, formando a las y los profesionales, científicos, técnicos, docentes, investigadores y artistas necesarios para consolidar un proyecto de desarrollo soberano, federal e inclusivo, que atienda a las necesidades de nuestros territorios y nuestra comunidades”, finaliza el comunicado.

La situación en Uader

Consultado por esta agencia, Basgall también se refirió a la situación en la universidad entrerriana, en la cual, si bien no hay una crisis financiera como la de las universidades nacionales, existen ciertas “limitaciones”: “las vemos en cuestiones básicas del funcionamiento de cualquier edificio, por ejemplo con los pagos de las tarifas que, para cualquier institución ha sido complicado”.

También expresó que “a veces cuesta conseguir una resma de papel para imprimir, por ejemplo. No son grandes números pero hay indicios de la limitación de algunas cosas. A quienes les toca planificar a veces no cuentan con recursos para viáticos de algún disertante”.

En esta misma línea, explicó que, “si bien no se recorta, se achican las actividades que en otro momento se hacían; a los ojos algunos quizáno son cosas sustanciales, pero tiene que ver con la participación de la universidad en distintos ámbitos y la proyección de actividades que antes podían hacerse y ahora no”, finalizó.

A %d blogueros les gusta esto: