DIFERENCIAS ENTRE EL PJ Y CAMBIEMOS TRAS LA MEDIA SANCIÓN

112

Diputados aprobó el presupuesto de Bordet para el año que viene. Cambiemos dio los votos en general pero no a algunos artículos, marcó la «dependencia con Nación» y que no se haya esperado para votarlo. La Provincia defiende el tratamiento.

La Cámara de Diputados de la provincia dio media sanción este martes al proyecto de ley de presupuesto 2020 para la administración pública provincial. Fue tratado sobre tablas, con acompañamiento de Cambiemos, que también dio su apoyo para la aprobación en general, aunque se opuso a ciertos artículos, como el que flexibiliza el control en la autorización de partidas para obras públicas.

Desde la oposición cuestionaron la dependencia de la provincia de los recursos del Estado nacional para financiarse, así como dificultades de las cuentas provinciales como el déficit de la Caja de Jubilaciones. También cuestionaron que no se espere que se sancione el presupuesto nacional, con el nuevo gobierno de Alberto Fernández, para aprobar la ley de leyes provincial.

Desde el oficialismo se valoraron los tiempos e instancias de tratamiento del presupuesto, se destacó la administración de los recursos de Gustavo Bordet pese a los recortes en distintas partidas desde el ejecutivo nacional, e incluso se elogió el acompañamiento de la oposición para la media sanción de este martes.

Kneeteman: “marca una creciente dependencia del gobierno nacional»

Según el diputado Sergio Kneeteman (UCR en Cambiemos), el proyecto de presupuesto 2020 refleja que “las cuentas no están para nada ordenadas, como ha salido a decir (el gobernador Gustavo) Bordet en reiteradas ocasiones”.

En la sesión, Kneeteman adelantó su acompañamiento al proyecto de presupuesto porque, a pesar de las diferencias, “sabemos que es una herramienta necesaria para el Gobierno” y, “como somos una oposición responsable, lo vamos a aprobar en general, aunque no en particular”.

Durante su discurso, recordó que “en marzo de 2018 Bordet dijo que cuando asumió se encontró con una provincia fundida y que no tenía recursos para pagar sueldos ni aguinaldo, dejando así al desnudo cuál era la realidad económica provincial tras 12 años consecutivos (en ese entonces) de gestión peronista”, en alusión a los mandatos de Jorge Busti y Sergio Urribarri.

El radical recordó que tras hacer señalamiento y “después que en la sesión Sergio Urribarri me tratara de mentiroso por mencionar esas declaraciones de Bordet, el bloque del PJ no me permitió responderle. Solo quería decir que no me crea a mí, que googlee las palabras de Bordet, quien en marzo de 2018 sostuvo: ‘Recibí una provincia fundida’».

«En esos momentos difíciles para todos los entrerrianos, nuestro gobierno nacional estuvo al lado de la provincia”, sostuvo Kneeteman.
El diputado de la UCR mencionó que «el presupuesto del año pasado preveía un superávit de 420 millones de pesos y, a pesar de la enorme ayuda del Gobierno nacional a Entre Ríos, será deficitario en más de dos mil millones. El de este año prevé un déficit de casi 9 mil millones, pero el saldo negativo va a terminar siendo muy superior”, advirtió.

“El proyecto de presupuesto es fuertemente deficitario, marca una creciente dependencia del gobierno nacional y el 93,5% de los ingresos tributarios están destinados a gastos de personal y pago de jubilaciones, dejando un escaso margen para obras e inversiones”, apuntó Kneeteman.

Tras insistir en que “Entre Ríos es una provincia que no es capaz de funcionar sin los recursos de la Nación”, manifestó que “el 72 % del total de los recursos tributarios de 2019 corresponden a los envíos que realiza el gobierno nacional y sólo el 28 son recursos tributarios provinciales”.

«Caja negra» y deuda

Por otro lado, Kneeteman se refirió a uno de “los problemas crónicos de la administración estatal”: la situación financiera de la Caja de Jubilaciones. Recordó que el déficit previsional que marca el presupuesto 2020 asciende a $14.809,63 millones y «Bordet en estos cuatro años de gestión no ha hecho nada para solucionar este problema, aunque la administración de Cambiemos -a diferencia de la de Cristina Kirchner- ha enviado fondos para solventar el déficit”.

La Madrid: “este proyecto no tiene ninguna certeza”

Por su parte, Joaquín La Madrid (Cambiemos-PRO) cuestionó: «¿por qué estamos votando el Presupuesto Provincial antes que se vote el nacional? ¿Será acaso que el gobernador se siente cómodo con la composición de ésta Cámara y/o duda de la comodidad que podrá tener ante la próxima composición?”.

La Madrid rescató que la gestión de Mauricio Macri «tuvo el gran gesto político» de dejar al nuevo gobierno de Alberto Fernández- que asumirá el 10 de diciembre- la administración la gestión del presupuesto del próximo año. «Sabiendo que muchas de las políticas provinciales están sujetas a las decisiones nacionales, ¿por qué no esperar?», indagó el diputado concordiense.

“Un principio fundamental de todo presupuesto es la certeza y este proyecto que tenemos hoy sobre la mesa no tiene ninguna. Esto más que un presupuesto es una apertura de cuentas, que permitirá después, con facultades delegadas, modificar partidas a gusto del Ejecutivo», castigó La Madrid.

Además, señaló que “este Proyecto de Presupuesto viene sellado. No permite la discusión y no olvidemos que ésta es parte de nuestra función como legisladores. No estamos discutiendo números, ni ingresos, ni gastos, ni niveles de endeudamiento”.

«Nos perdimos una gran oportunidad de hacer las cosas bien, de la mano de un Gobierno Nacional que pensó como ningún otro en Entre Ríos, favoreció el federalismo y el crecimiento equilibrado de las provincias”, evaluó La Madrid.

Ballay: “el Ejecutivo cumplió en tiempo y forma»

El ministro de Economía, Hugo Ballay, en cambio, destacó el proceso que desembocó en la media sanción y resaltó la posibilidad que tuvieron los diputados de debatir y despejar todas las dudas, a la vez que celebró el acompañamiento del bloque opositor, con el que hubo algunos puntos en los que no se pudieron zanjar las diferencias.

“Fuimos convocados por la comisión de presupuesto de Diputados, y a partir de ahí tuvimos varias reuniones dando respuesta a las consultas o dudas que existían sobre este proyecto de ley”, remarcó y comentó que si bien la oposición planteó diferencias al proyecto en temas puntuales, fue tratado sobre tablas, lo cual requiere del voto de dos tercios de los diputados, y que también recibió el acompañamiento del bloque opositor para ser tratado en la sesión de este martes.

Entre las consideraciones de los legisladores opositores, se planteó que los parámetros del presupuesto nacional seguramente van a ser modificados por la administración electa de Alberto Fernández, con lo cual habría que haber esperado un tiempo para tratar el presupuesto provincial. En referencia a ello, el ministro manifestó que “el ejecutivo cumplió en tiempo y forma con lo que dice la Constitución, presentando a la Cámara de Diputados el proyecto de presupuesto. Entendemos que el mismo será tratado en forma inmediata por el senado y seguramente aprobado”.

“Lo que pueda ocurrir con el presupuesto nacional, obviamente va a tener incidencia. Aún así debemos recordarles a los legisladores de la oposición que en el 2018 hicimos un presupuesto en función de las variables macro definidas por el gobierno nacional, que hablaba de una inflación del 15 por ciento, que después la llevaron al 17 y que en realidad superó el 40 por ciento”, sostuvo.

En esa misma línea, explicó que el proyecto de presupuesto “se hace en el mes de septiembre para presentar en octubre. Es una autorización máxima para gastar que le otorga la legislatura al poder ejecutivo, que después se va readecuando a los ingresos reales que tiene la provincia y en lo que se aplica”.

Datos

Ballay dijo que las pautas macro económicas se reflejan en el presupuesto nacional, que este año “tenía establecido un crecimiento del PBI del uno por ciento, que suena bastante complejo de poder cumplir, una inflación del 34,2 por ciento, y la incorporación de recursos. Recordemos que la coparticipación de impuestos nacionales, el recurso de las provincias, tiene un incremento del 46 por ciento, producto de que existe un traslado de la inflación de los últimos meses que se refleja en la recaudación de los primeros meses del año próximo”.

Lo que sí se reflejó en el presupuesto provincial son los tributos provinciales, “que solamente tienen un crecimiento del 28,5 por ciento y suena muy bajo frente al índice inflacionario producto del cumplimiento del consenso fiscal y que el año próximo tiene la reducción a cero de sellos e ingresos brutos en algunos sectores de esta actividad”, recordó el ministro.

Expectativas

Por otra parte, aseguró que tienen una “expectativa favorable respecto al próximo gobierno nacional, no sólo en materia de obra pública. Entendemos que se retomarán convenios para obras viales y viviendas, que eran financiadas por el gobierno nacional y en este último periodo de gobierno no fueron atendidas, ni siquiera cumpliendo con la deuda que tiene hoy el gobierno nacional con Vialidad Provincial o con el Instituto de la Vivienda”.

El funcionario indicó que creen que esto mismo se trasladará a otros sectores, “fundamentalmente en las áreas de desarrollo y salud».

«No es casualidad que nuestro proyecto de presupuesto tenga el principal incremento en estos dos ministerios, muy por encima del promedio incrementado respecto a lo ejecutado en el 2019. Es el reflejo de que en la ejecución se tuvo que hacer frente a compromisos que la nación dejó de cumplir”, observó Ballay. (informedigital)