Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

DICEN QUE VARISCO SE VA ANTES Y HAY INCERTIDUMBRE

153

El edil González, su mano derecha, ha dicho a sus íntimos que no existe tal posibilidad. Sin embargo, otros secretarios del intendente afirmaron que la decisión está tomada. Varisco se tomaría licencia a partir de la semana que viene.

Al difícil momento que vive la ciudad de Paraná por estos días se le sumaría un inminente pedido de licencia del intendente Sergio Varisco, en medio de fuertes rumores sobre su continuidad en el Poder Ejecutivo hasta el final de su mandato el 10 de diciembre.

La versión corre cada vez con más firmeza en pasillos y despachos de la Municipalidad y el Concejo Deliberante, y la poca presencia del mandatario vecinal de la escena pública en el último tiempo no contribuye a despejar la incertidumbre. Cabe recordar que Varisco ya estuvo de licencia a principios de este año por sus problemas de salud, sólo que al hacerla coincidir con el receso administrativo de la Comuna no impactó tanto en la gestión diaria.

En público, este jueves en la sesión del Concejo Deliberante, la edil oficialista Karina Llanes (Cambiemos) rechazó que el intendente vaya a dejar el cargo antes de los plazos institucionales. “Nuestra intención, junto al intendente Sergio Varisco, es cumplir acabadamente nuestro mandato hasta el último día”, expresó la edil, en el marco del duro debate por la crisis del transporte público.

En privado, el que lo niega es el jefe del bloque oficialista, Carlos González, hombre de extrema confianza para Varisco. El concejal radical asegura a sus íntimos que no está sobre la mesa la posibilidad de que el intendente deje el cargo antes del 10 de diciembre.

No es lo mismo que dicen, off the record, algunos funcionarios el gobierno paranaense, que aseguran que hay una decisión tomada. Por lo pronto, se espera la confirmación oficial de que Varisco entraría en licencia a partir de la semana que viene.

El intendente, mientras tanto, se mostró en público este miércoles, en la inauguración de la puesta en valor del Foyer del Teatro Municipal 3 de Febrero, que a partir de ahora lleva el nombre “Ricardo Luis Astrada”, en homenaje a su último director recientemente fallecido; y este viernes, en la Casa de la Costa, en la presentación del 3º Encuentro Nacional de Dirigentes de Colectividades. En ninguna de ambas ocasiones Varisco hizo referencia a las versiones que circulan.

En caída

Para enmarcar la dramática situación por la que estaría pasando el jefe comunal hay que remontarse a fines del año pasado, cuando Varisco fue internado de urgencia por problemas cardíacos luego de hacerse chequeos de rutina. El intendente terminó el 2018 y pasó el primer mes del 2019 en Buenos Aires, donde se sometió a una compleja cirugía coronaria y transitó las primeras semanas de recuperación.

No escapa al análisis, tampoco, el traumático 2018 que pasó el presidente municipal radical, investigado y procesado por financiamiento del narcotráfico en la Justicia Federal, fuero en el que aguarda el juicio oral y público por sus vínculos con la banda narcotraficante de Daniel Celis.

Más adelante este año, el radical sufrió la histórica derrota electoral ante el peronismo. El 9 de junio Paraná confirmó que el próximo intendente será el justicialista Adán Bahl.

Pero a poco de conocerse los resultados, comenzaron los cruces con el equipo económico asesor del actual vicegobernador, desde donde se denunció, en conjunto con el bloque peronista del Concejo Deliberante, una situación aparentemente alarmante en las finanzas del municipio.

Se dijo que Varisco hizo entrar a más de mil personas como personal municipal antes de los comicios de junio, en los que encima perdió, y que tendría serios problemas en los próximos meses para afrontar el pago de salarios. Él personalmente negó las acusaciones.

La presencia pública de Varisco en la ciudad tuvo una caída abrupta luego de las elecciones de la derrota. En el mes siguiente al 9 de junio apenas se mostró un par de veces para agasajar deportistas locales y en las fechas patrias del 20 de junio y el 9 de julio. Desde entonces apareció sólo un par de veces más en actividades de gestión, hasta los dos actos seguidos de esta semana antes mencionados.

110 mil personas afectadas

Si además de los problemas en la Justicia, las afecciones en la salud, la derrota electoral y las denuncias por las cuentas municipales faltaba algo para complicar al intendente radical, sobrevino la histórica e inédita crisis del transporte público de pasajeros.

La segunda mitad del año arrancó en la capital provincial con paros de los choferes de colectivos, empleados por la UTE Buses Paraná, concesionaria del servicio desde la licitación del año pasado. Las empresas adeudaron a los colectiveros, hasta hace pocos días atrás, casi todo el aguinaldo y el sueldo de julio, con aumento según paritaria nacional incluido.

Desde las firmas se alega que no tienen fondos para afrontar sus obligaciones con los choferes y se reclaman respectivas del Municipio. La Comuna asegura que no debe nada y gestiona auxilios de Nación y Provincia. Este viernes se conoció que el gobierno provincial adelantó una partida para destrabar el conflicto.

Hacia el final de esta semana se cumplen 11 días sin transporte urbano de pasajeros en la ciudad, un servicio que utilizan a diario más de 100 mil personas. La situación no registra antecedentes en la historia paranaense. Y la ausencia total de Varisco en la escena pública no ha hecho más que aumentar la incertidumbre de la población sobre qué autoridades la defienden ante la crisis.

Sin agua

A esta altura casi una apostilla, pero a la larga lista de dificultades reseñadas se sumó a mediados de esta semana la falta de agua en la mayoría de la ciudad, debido a la rotura de un caño madre en la zona del Acceso Norte.

Durante el martes pasado circularon audios que afirmaban que Paraná estaría sin agua hasta el final de la semana. Afortunadamente Obras Sanitarias arregló la rotura con la premura suficiente para evitar ese padecimiento adicional a los paranaenses.

La accidentada crónica del 2019 del gobierno paranaense sumará un nuevo capítulo la semana que viene, cuando se confirme oficialmente si el intendente Varisco deja el cargo al menos transitoriamente o se den precisiones desde el municipio sobre la situación institucional de la capital de la provincia.

A %d blogueros les gusta esto: