Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

Desdoblamiento: La ley que obliga a definirse en la interna

193

Con Cambiemos en apariencia alineado en contra, la posibilidad de que se desdoblen las elecciones en Entre Ríos depende de la interna peronista. Sin acuerdo a la vista, afirman que varios diputados no tienen ganas de pelearse tan pronto con Urribarri o con Bordet.

Si, como parece, los 12 diputados provinciales electos por Cambiemos están en contra de devolverle al Poder Ejecutivo la facultad de fijar la fecha de elecciones provinciales, la posibilidad de que el año que viene Entre Ríos vote en forma separada de las elecciones nacionales de octubre depende, básicamente, de cómo se resuelva la interna peronista.

Las alternativas son dos: 1) Un acuerdo entre el gobernador Gustavo Bordet y el presidente de la Cámara de Diputados Sergio Urribarri, que se opone al desdoblamiento y controlaría el voto de la mitad de la bancada oficialista, o 2) Que el Gobernador pueda persuadir a un número suficiente de diputados del PJ como para aprobar la ley que le permita desdoblar.

Los diputados son 34 y el proyecto se aprueba con la mitad más uno: 18 votos. Puede aprobarse con la mitad más uno de los presentes, con lo que ese número puede ser menor, pero en Cambiemos nada indica que no vayan a dar el debate. Llegado el momento de discutir semejante asunto, seguramente bajarán al recinto.

Gustavo Bordet ha perdido la facultad de convocar a elecciones en virtud de la reforma electoral que en 2015 impulsó el entonces gobernador Urribarri, cuando modificó la Ley N° 9.659 (Ley Castrillón) fijando la convocatoria a las elecciones primarias para cargos electivos provinciales en el segundo domingo de agosto del año en que se celebren las elecciones generales.

El oficialismo lleva un par de semanas en campaña para sumar apoyos, dentro del PJ, a favor de devolverle al gobernador la facultad de desdoblar. Y la semana anterior se anunció el ingreso de un proyecto en ese sentido de la diputada María Elena Tassistro que sería el que finalmente se buscaría aprobar.

Las señales que ha dado Urribarri en los últimos días no hacen pensar precisamente en la posibilidad de un acuerdo. Como Cristina Fernández, prefiere no hacer mucho ruido, pero está muy activo políticamente. Y a todos con los que habla les asegura que lo suyo va en serio, que dará pelea, sea en la interna del PJ, o sea como parte de Unidad Ciudadana. En esa lógica se inscribe su decisión de volver a buscar la gobernación, aunque la Constitución y su imagen pública deteriorada por sus causas judiciales le jueguen en contra.

A dos puntas

Sin un acuerdo interno a la vista, la posibilidad de desdoblar las elecciones depende exclusivamente de la capacidad de persuasión de Bordet sobre los diputados del PJ.

Los kirchneristas aseguran que Urribarri “conserva la jefatura sobre 7, 8 o 10” de los 20 diputados del Frente Justicialista Somos Entre Ríos, el nombre que adquirió tras la incorporación el año pasado de los massistas Tassistro y Gustavo Zavallo.

¿Quiénes son esos leales a Urribarri? Es lo que está por verse. Pero las mismas dudas se vuelcan sobre la otra mitad, que supuestamente estaría con Bordet.

“Es una ley complicada, porque te hace pelearte con uno de los dos”, le dijo un legislador a Página Política. Y eso es lo que la mayoría de los diputados pretende evitar: tener que definirse por Bordet o por Urribarri a tanto tiempo de las elecciones y de completar su mandato.

Son pocos los que militan para uno u otro lado. Está claro que Urribarri, Pedro Báez, Ángel Vázquez o los solanistas Gustavo Guzmán y Emilse Pross, no quieren saber nada con desdoblar las elecciones. Como también no hay dudas de que los cuatro massistas –Zavallo, Tassistro, Alejandro Bahler y Daniel Koch- más el siempre “independiente” José Allende, juegan en esta para Bordet.

La lógica indica que cualquier pulseada termina siendo ganada por el más fuerte. Y que, más temprano que tarde, los diputados deberían terminar acompañando a quien está al frente del Poder Ejecutivo. Salvo que piensen que tienen algún futuro al lado de Urribarri.

En el kirchnerismo no creen que algunos los diputados quieran pelearse con Urribarri, al menos tan temprano. Varios de los que ocupan bancas del oficialismo fueron intendentes ocho años con Urribarri como gobernador y los une algo más que la circunstancia de estar sentados en una banca. De hecho, están ahí porque Urribarri quiso. “No le pueden faltar el respeto tipos que le deben todo”, afirma un conocedor de la interna. Y agrega: “no le van a mojar la oreja con una ley de adelantamiento con la que encima ni siquiera están seguros de que convenga”. (paginapolitica)

 

A %d blogueros les gusta esto: