Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

CRESTO PATEA EL TABLERO

El precandidato a gobernador exigió que haya PASO en el 2023 dentro del peronismo. Pidió que Bahl y Laurito también se jueguen. Si no lo hacen él se baja. También pone como condición la reforma electoral.

De la redacción de INFORME DIGITAL – Enrique Cresto es uno de los precandidatos a gobernador de Entre Ríos que más fuerte suena dentro del Frente de Todos, pero para lanzarse de lleno, el titular del Enohsa puso un par de condiciones.

Esto quedó en claro durante un encuentro que se dio en la sede departamental del PJ de Concordia, cuando, frente a puñado de militantes que asistieron a la presentación del flamante Frente de Agrupaciones Peronistas, el funcionario nacional fue muy claro al pedir el compromiso de otros dirigentes de renombre en la provincia.

El intendente de Concordia, en uso de licencia, reveló que mantuvo reuniones con el presidente municipal de Paraná, Adán Bahl, y con el ahora titular de la CARU, José Lauritto, a quienes les exigió que jueguen la interna de la gobernación junto a él en las PASO.

Así fue registrado durante la transmisión en vivo del encuentro realizado en la Capital del Citrus, donde Cresto contó que le dijo a Bahl y Lauritto: «Miren, tienen que jugar. Si no, me van a cagar. Si juego solo para candidato a gobernador, como pasó cuando fui candidato a diputado, me van a cagar».

Y agregó: «Tiene que haber PASO, tienen que jugar. Vos Beto tenés que ser candidato a gobernador, vos Pato también, si no sos ahora que tenés 70 años no sos más. Esto no es para tibios”.

Al mismo tiempo argumentó su pedio: “Sirve que jueguen porque si lo hacen en las PASO, Lauritto gana en Concepción del Uruguay, nosotros vamos a ganar en Concordia y el Beto gana en Paraná. Y entre los tres vamos a sacar 60%”, vaticinó.

«Si ustedes no juegan, yo no juego»

El mensaje de Enrique Cresto para el resto de la dirigencia del peronismo entrerriano que tiene aspiraciones en las próximas elecciones fue muy claro: solo no va a volver a jugar.

Esta decisión se debe al análisis que hace el titular del Enohsa de cara a las Elecciones 2023, donde vislumbra que, si no hay PASO y es el único candidato, sin oponentes de peso dentro de la misa fuerza, es probable, aunque no seguro, que pierda contra el Rogelio Frigerio, nombre fuerte de Juntos por el Cambio en la provincia.

Con la participación de referentes del PJ pertenecientes a las ciudades más importantes de Entre Ríos, como Bahl, Lauritto y Martín Piaggio, intendente de Gualeguaychú, se asegura que haya una intensa participación de la militancia.

«Si juego solo para candidato a gobernador, como pasó cuando fui candidato a diputado, me van a cagar», reclamó Cresto.

No obstante, si el resto de los dirigentes se apartan de las PASO, Cresto se refugiaría una vez más en la intendencia de Concordia, ya sea, para él mismo, o para un candidato que decida respaldar, por ejemplo, su esposa Leticia Ponzinibbio, quien tendría una imagen positiva para pelear por el cargo.

En definitiva, desde su mirada, Cresto anticipa que si el FdT no pone más de un candidato fuerte, y Frigerio obtiene un resultado positivo, él puede lograr una victoria en Concordia, algo que no tienen asegurado Bahl en Paraná o Piaggio en Gualeguaychú.

Por ello, asegura que la interna es conveniente para todos, pero si lo dejan luchando en soledad contra la coalición opositora, el panorama para el PJ será más que complicado.

Otro punto clave que expuso el precandidato a gobernador para participar de los comicios es que haya una reforma de la Ley Castrillón, que garantice la participación equitativa en la interna.

Esto en coincidencia con lo que ya habían remarcado los integrantes de la Liga de Intendentes del PJ, en un encuentro con el gobernador Gustavo Bordet, realizado en mayo en la localidad de El Pingo.

Allí manifestaron que si no se produce la reforma de la Ley Electoral: “Frigerio te gane las elecciones sentado en el Mayorazgo”.

Y completaron: “Hoy por hoy para ser candidato a gobernador es tal el nivel de exigencia que muy pocos podrían presentarse a competir, por eso el PJ debe abrirse para que todos jueguen, lo que fortalecería la posición dentro y fuera del partido, y obligaría a Frigerio a salir de la comodidad del Mayorazgo y recorrer distintos lugares ante la variedad de candidatos que se presentarían de distintas ciudades”.