Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

CARNAVAL DEL PAÍS: EL CORSÓDROMO DE GUALEGUAYCHÚ VIBRÓ AL PASO DE LAS CINCO COMPARSAS

Hubo que esperar casi una eternidad, aunque fue desde el verano 2020 hasta el presente. La pandemia del Covid-19 fue el pie a tierra para organizar una de las mayores convocatorias a cielo abierto que vive la Argentina durante el verano: el Carnaval del País en Gualeguaychú.

Finalmente, anoche la primera en desfilar por los 500 metros de la pasarela del Corsódromo que lleva con justicia y memoria el nombre de José Luis Gestro; fue la tetracampeona y última ganadora Ará Yeví (Club Tiro Federal). Y el orden que siguió tuvo en segundo término a O´Bahía (Club Pescadores); la decana Papelitos (Club Juventud Unida); la multicampeona Marí Marí (Central Entrerriano) y clausuró la primer noche Kamarr (Centro Sirio Libanés).

El público (aproximadamente 20 mil espectadores según acusaron los organizadores) fueron ingresando al Corsódromo luego de demostrar el esquema completo de vacunación contra el coronavirus y la toma de temperatura. Barbijo colocado, el ingreso del público fue en orden y dinámico, teniendo en cuenta que para muchos era la primera vez que ingresaban al predio de la vieja estación del ferrocarril.

Como es tradición, los homenajes y el corte de cinta se realizó sobre la pasarela, casi en diagonal al hoy Museo de la Memoria Popular. Allí se ubicaron las autoridades de los clubes protagonistas, las de la Comisión Directiva del Carnaval, las del Municipio y otras invitadas a nivel nacional, departamental y provincial, e incluso intendentes de ciudades vecinas.

El presidente de la Comisión del Carnaval José “Yanito” El Kozah agradeció el compromiso y la responsabilidad ejercida por todas las comparsas y reflejó algo que estará presente en todas las noches del Carnaval: la necesidad de prevenir y cuidarse.

A su turno, el intendente Esteban Martín Piaggio, dio la bienvenida a los vecinos y visitantes y aseguró “que es una alegría disfrutar de este comienzo”. También reconoció la actitud de los clubes para superar la angustia de no haber tenido una edición en la temporada pasada y el entusiasmo que pusieron para la propuesta actual. Luego, referenció que Gualeguaychú le ofrece al país y al mundo una forma de organizarse para brindar un espectáculo impar e invitó a disfrutar del Carnaval, anteponiendo la prevención sanitaria como marca el ritmo de la pandemia del Covid.

Entre las autoridades presentes se destacó Fernanda Daniela Rodríguez Miadziolko (directora Nacional de Fiestas Nacionales y Eventos que depende del Ministerio de Turismo y Deportes); Marcelo Casaretto (diputado nacional Frente de Todos), Juan José Bahillo (ministro de Producción, Turismo y Desarrollo Económico), Jorge Maradey (senador departamental), Germán Grané (titular de la Administradora Tributaria de Entre Ríos –ATER), Gastón Irazusta (secretario de Turismo de Entre Ríos), Claudia Pagnotta (coordinadora de Gestión Turística de la Costa del Río Uruguay que depende de la cartera de Turismo de la provincia), Leonardo Hassell (intendente de Larroque), entre otros.

Atrás o superado pareciera haber quedado las diferencias y tensiones (e intenciones) que marcaron el diálogo en los últimos días entre el Municipio y la Comisión del Carnaval.

Las diferencias fueron por la cantidad de entradas y lugares especiales que exigía el Municipio. Finalmente, la dirigencia del Carnaval cedió un poco, pero logró que la Municipalidad se haga cargo del sonido y la seguridad: así se le cederá 13.500 localidades y el palco central.

Homenajes

El animador del Carnaval y la voz del Corsódromo, Silvio Solari, leyó el Decreto 3670 del 29 de diciembre de 2019, por el cual el Departamento Ejecutivo de la Municipalidad de Gualeguaychú para la edición 2022 del Carnaval del País propone que lleve el nombre de Domingo Facundo Marín, un histórico dirigente del Centro Sirio Libanés.

Nacido en Concordia el 20 de diciembre de 1932, Marín se mudó inicialmente de pequeño junto a su familia a la ciudad correntina de Monte Caseros. Luego, ya en Buenos Aires se desempeñó como perito dactilógrafo para la Prefectura Naval Argentina. En 1959 se radica en Gualeguaychú, donde primero se afincó en la zona conocida como “Pesquerías de Galli” y luego se trasladó a la ciudad para fundar el reconocido comercio “Pescadería Río Uruguay”, aporta un trabajo de investigación biográfica realizado a pedido del Centro Sirio Libanés.

En 1996 Marín fue presidente de la Comisión del Carnaval y se destacó por gestionar que Ferrocarriles Argentinos cediera el predio de la antigua estación para construir el Corsódromo que hoy lleva el nombre de alguien que le dio alma y carácter a la celebración de la alegría: José Luis Gestro.

Domingo Facundo Marín falleció el 3 de marzo de 2020, a los 87 años: y a 25 años de la inauguración del Corsódromo, se eligió su nombre y su ejemplo para la actual edición.

Del mismo modo, las autoridades homenajearon a los familiares de Gestro (porque la edición del año pasado se suspendió por la pandemia) y le entregaron la placa que se colocará en el Corsódromo y que perpetúa la presencia de este creador de arte e innovador como se lo valora a José Luis.

Su permanente compromiso con el arte del carnaval lo llevó siempre a impulsar un espacio como el Corsódromo –inaugurado en 1997- pero también a que se preservara el espíritu creador de sus diseñadores. Por eso también impulsó el Museo del Carnaval, que es una realidad para la ciudad y el mundo. En el caso de José Luis Gestro, lo vivido anoche no se inscribe en un homenaje tardío, porque cuando la memoria es compartida se hace permanente.

A las 21:40 el Corsódromo se abrazó en una misma ovación cuando se hizo el anuncio de la aparición de Ará Yeví (Club Tiro Federal) en la pasarela.

El desahogo de este tiempo sin carnaval bajó de las tribunas acompañando el ritmo del tema propuesto titulado “Turba”, y su reina Agustina Guimera como su director Leo Rosviar, cumplieron con lo que prometieron: vislumbraron a un público que se sabía iba a estar ansioso de Carnaval.

Comandando la banda musical, Titi Pauletti sacudió las tribunas cuando pidió con voz en cuello que abran la pasarela. Lo que siguió fue la magia intacta de un Carnaval que siempre derrotará a la tristeza.

La comisión de frente de Ará Yeví siguió los pasos rítmicos de Pamela Martínez y el Club Tiro Federal supo exhibir buen ritmo, se destacó con el traje de fantasía; pero fundamentalmente fue equilibrada y sin límites para celebrar la alegría y contagiar al público presente.

Sonido de Parches, conducida por Leo Stefani, resaltó como batucada, con un valor extra: la pasista Marisol Sánchez fue un deleite para los que saben apreciar cómo el sonido se traduce al ritmo corporal.

Algo para destacar en todas las comparsas: fueron respetuosas de los tiempos y así a pesar de cinco propuestas y el poco margen de espera entre una y otra, permitió que las casi cuatro horas del espectáculo no fueran eternas.

A las 22:34 apareció en escena O´Bahía (Club Pescadores) con una propuesta que también asombró: “Colombina”, la creación de su director Adrián Butteri.

Si bien las plumas y los trajes nunca pasan desapercibidos, esta vez fue la coreografía de sus escuadras lo que permitió apreciar mejor esta propuesta que promete ir de menor a mayor.

La actriz Barbie Vélez salió junto a la banda musical, aunque pasó casi desapercibida o con un rol desprovisto de estética.

En cuanto a la propuesta de su batucada, se ganó muy bien su nombre: Ritmo Demoledor. Como en otras ediciones, sus sones y la danza de la pasista Camila Carro, hicieron vibrar a las tribunas, que aplaudió sin descanso ni pausa.

A las 23:16 fue el turno de la tercera propuesta: vino de la mano de Papelitos (Club Juventud Unida) que bajo la dirección de Juane Villagra propuso el tema Pawé, de clara estética africana.

“Ecos de leyenda, nos cuentan que esa música ancestral / si la luna es llena, espíritus sagrados llamarán / madre que te adentras cargando en tu vientre la ilusión / vibras con la selva, gestando en lo profundo una canción”, reza la letra y la música de Andrea Benedetti y Martín Fernández, con la banda “Furia del Oeste”.

“Pawé, Pawé, Pawé libera tu canción en carnaval”, propone ese son.

La apertura –como se había anunciado- estuvo a cargo de Víctor Hugo Lapido que abrió la pasarela celeste y blanco.

La Decana tuvo en Vanesa Schwindt, un gran acierto para diseñar la coreografía y puesta en escena; que permitió también en armonía y equilibrio que la pasista Candela Gómez se destacara con la batucada “Los Pibes de Juventud” que dirige el intendente Esteban Martín Piaggio.

Y algo que no se debe soslayar: Carla Cortina –la reina de Papelitos- pisó la pasarela marcando de entrada su potencial en ese rubro.

Todo Papelitos fue contagio. Y el mensaje de su propuesta es una clara metáfora que reivindica la magia de la vida.

A la medianoche, el Corsódromo comenzó a latir. El tradicional acompañamiento que despierta Marí Marí (Central Entrerriano) volvió a tronar justo cuando el reloj marcaba el cambio de la jornada.

Con el espíritu intacto, Marí Marí inscribió de entrada sus ansias de campeona.

La “Roja y Negra” hizo su tradicional despliegue, con un público que de manera espontánea comenzó a golpear las chapas de las ubicaciones.

La comparsa de Central Entrerriano no es solo música y una canción que se la saben casi todos. Es mucho más que eso.

Bajo la dirección de Sebastián Benedetti, “Cosa de Mujeres” es una propuesta que jerarquiza la cultura de género e invita a recordar a aquellas que han marcado época. Tan solo a manera de ejemplo, rindieron homenaje a personalidades del arte, de la política, de la militancia, del compromiso con el semejante. Allí estaban los rostros de Mercedes Sosa, de Frida Kahlo, de Evita, de Micaela García, de la Madre Teresa de Calcuta, entre otras.

Además, generó con su reina Silvana Fernándes una atracción especial, casi un espectáculo aparte por su calidad coreográfica y su belleza impar.

En cuanto a su batucada “Batería Aplanadora”, se pierde por la cercanía de la banda musical “Toque de Samba”. La idea no es mala, pero no permite por momentos diferenciar a unos de otros. Una pena, por la intensa labor desplegada por la pasista Noelia Mouzo.

Cuando el reloj marcaba que faltaban casi 15 minutos para la 1 de la madrugada, fue el turno de Kamarr (Centro Sirio Libanés).

Su director propuso como tema “Sembrador de ilusiones”. Y así como Papelitos con Powé tuvo una estética africana; la comparsa del Sirio Libanés tuvo una estética claramente arábiga.

Y así como en Medio Oriente el ritmo también es una forma de señalar a la belleza, la reina Luciana Figueroa exhibió sus pasos por el Corsódromo marcando el camino para ser una de las posibles candidatas al cetro mayor.

El mercader termina subyugado por las hechiceras que va encontrando en su peregrinar. Sembrador de ilusiones es una propuesta madura, que se apoya en la música, aunque deberá imprimirle más ritmo.

No pasó desapercibida Evangelina Carrozo, quien se llevó la mirada de todas las tribunas.

Kamarr cerró su paso por el Corsódromo compartiendo su alegría por haber celebrado su 40 aniversario. Antes, la batucada de “Las Audaces” –integrada solo por mujeres- le pusieron el brillo y la pasión reflejada en la pasista Alejandra Neves y que tiene que tener todo buen carnaval.

El próximo sábado será la segunda noche. El Carnaval del País se hizo presente con una fuerza indispensable, con la pasión de siempre y con una enorme necesidad de compartir la celebración de la alegría y generar la cultura del encuentro en un público que no se diferencia entre local y visitante. (analisisdigital)

¿Votaría a Javier Milei para Presidente?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...