Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

La CTA, más lejos de la unidad

153

Elizar es el candidato a suceder a Gálligo al frente de la CTA de los Trabajadores, una de las tres partes en la que se ha dividido la organización que fundó Germán Abdala. Fracturas y realineamientos en el escenario provincial de “las tres CTA”.

El próximo 6 de septiembre, en todo el país, irán a elecciones para renovar autoridades los afiliados a la CTA de los Trabajadores que a nivel nacional lidera el docente Hugo Yasky.

En Entre Ríos, habrá una sola lista que expresa la conducción actual del estatal Luis Gálligo y la encabeza el dirigente de Agmer, Sergio Elizar. “La tarea de la etapa es aportar a la construcción de la unidad del movimiento obrero frente a un gobierno nacional que expresa la derecha, el neoliberalismo. Apostamos a la más amplia unidad”, expresó el docente a Página Política.

Instó a las organizaciones sindicales a “ser capaces de resistir que el ajuste se traslade a la provincia de Entre Ríos. Les vamos a poner freno”.

El dirigente, hoy en funciones en el Iosper, encabezará un acto el viernes, a las 17, en el Club Peñarol. Lo acompañará el secretario general de ATE Capital, Daniel Catalano.

Lejos de la unidad

Fundada en los 90, como opción a la burocracia sindical y en la intención de organizar expresiones políticas y sindicales contra el menemismo, la CTA se encuentra hoy partida en tres fracciones.

Sucedió cuando a partir de 2003 muchos dirigentes sociales pasaron a tener diferencias marcadas respecto del proceso que se inició entonces con el kirchnerismo.

En un mapa escueto, vale marcar por caso que Luis D’Elía era entonces el referente más importante de las organizaciones “territoriales” de CTA que engrosaban los piquetes en todo el país. O que Alicia Castro pasó del sindicalismo aeroportuario a ser referente sin vueltas de la década K.

Lo que convivía hasta entonces ya no pudo. Había expresiones de la izquierda troskista en sus distintas versiones. Había también sectores que simpatizaron breve tiempo con Néstor Kirchner para luego ponerse enfrente, junto a la militancia de Proyecto Sur, el socialismo o el PTP. Desde entonces y hasta hoy se referencian con Víctor De Gennaro.

Pasado el 2015, y con el gobierno de Mauricio Macri enfrente, se pensó en una reunificación. Hubo intentos que se expresaron en la calle, en distintas manifestaciones, pero lo cierto es que hoy conviven tres CTA, a nivel nacional y en Entre Ríos.

Tres CTA y un sólo padrón

Además de la de Elizar y Gálligo, la CTA de los Trabajadores que se nutre de ATE Verde y Blanco, Agmer Integración que conduce el sindicato y a distintas expresiones kirchneristas, hay otras dos partes del sindicalismo que se denomina CTA.

Esas dos partes, se disputan hasta el nombre: Autónoma. Provenientes del mismo sector, -crítico históricamente del período K- hoy un espacio se referencia con el estatal Pablo Micheli y otro es liderado por el secretario General de ATE nacional, Hugo “Cachorro” Godoy.

El primer espacio, la “CTA Micheli” sigue siendo sostenido localmente por los dirigentes Ricardo Sánchez, mercantil; y Silvina Calveyra, hoy funcionaria del Copnaf e impulsora de organizaciones que se ocupan de la trata de personas.

El segundo espacio tiene también su interna.

La interna de la interna

La “CTA Cachorro” o “CTA Perón”, expresa en Entre Ríos una alianza entre la conducción provincial de ATE y la de Agmer

Paraná, aunque ambos sectores tienen disidencias internas que se dirimieron en las urnas.

A nivel provincial ganó cómodamente una fórmula que integraron el secretario General de ATE, Oscar Muntes, y Claudio Puntel de Agmer Paraná. Se impusieron a una expresión de la izquierda que lideró quien fuera candidato del MST, el dirigente docente Luis Meiners.

Tres sectores en Paraná

En la capital provincial también ganó el sector de Muntes.

La dirigente de Agmer, Susana Cogno, secundada por el estatal Esteban Olarán, se quedaron con la CTA “Cachorro” en Paraná. Se impusieron a adversarios internos de sus respectivos sindicatos, el municipal Francisco Garcilazo (segundo de Muntes en ATE) y Alejandra Gervasoni, exsecretaria general del gremio docente en Paraná, ambos con una historia más allegada al radicalismo de Cambiemos.

La izquierda también tuvo su lista pero quedó lejos, postulando a la referente más importante del MST, Nadia Burgos, secundada por el docente Gabriel Geist.

Estructura y columna vertebral

Desde que se fundó y era una sola, la CTA en Entre Ríos también, como a nivel nacional, tuvo su columna vertebral en la estructura, la organización y los recursos de ATE y Agmer.

Es así que hoy las tres partes de la Central van a elecciones y revalidan sus puestos con el mismo padrón de 40 mil afiliados, número que se alcanza, básicamente, sumando los padrones de los sindicatos estatales y docente. Los afiliados a ATE y Agmer, en efecto, por su condición de tal, lo son a la CTA aunque también hay adherentes directos.

Hoy un afiliado puede votar en cualquiera de las convocatorias de las tres partes en la que hoy está dividida la CTA. Aunque para eso, debiera encontrarse cabal sentido a las intrincadas diferencias que persisten y se multiplican en la organización que nació para hacer frente a las políticas de ajuste y la burocracia sindical.

A %d blogueros les gusta esto: