Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

Encuesta de Analogías: La inflación y las tarifas siguen al tope de las preocupaciones de los bonaerenses

176

A uno de cada dos habitantes de la Provincia los desvela la crisis y el golpe al bolsillo y expresó su pesimismo. El 63% rechazó al acuerdo con el FMI. Caen las imágenes de Macri y Vidal y sube la de Cristina.

La crisis no solo golpea a los bolsillos. También afecta el estado de ánimo de las personas y destruye las expectativas. Según el último relevamiento de Analogías, uno de cada dos bonaerenses sigue “preocupado” por la situación económica.

La encuesta realizada entre el 1 y 3 de agostos pasado, a 4.120 habitantes del conurbano y el interior de la provincia de Buenos Aires, reveló que la inflación y los aumentos de tarifas se mantienen como la principal “preocupación” en ese territorio, con 36,8%. Si se le suman los 14 puntos que cosechó la desocupación, en total, más del 50% de los consultados expresó temor por el contexto económico.

“La opción por la inflación y el desempleo resulta más alta entre los jóvenes y los votantes de espacios opositores”, sostuvo el reporte elaborado por la firma de Analía del Franco.

El segundo problema que más preocupa es la corrupción, con 20%, mientras que la inseguridad, el histórico reclamo de los bonaerenses, quedó en cuarto lugar, con 13,1%.

Al ser consultados sobre el futuro económico, también se muestran pesimistas. El 61,5% de los entrevistados estiman que la situación del país empeorará a mediano plazo. “El pesimismo es parejo por sexo y nivel educativo, en tanto que resulta especialmente alto entre los menores de 45 años, el segmento etario más adverso al oficialismo, y mejora entre los mayores de 60 años. Las expectativas son levemente más optimistas en el Interior que en el Gran Buenos Aires”, remarcó el análisis al que accedió ámbito.com.

“Las expectativas económicas se mantienen en un nivel muy similar al de mayo, cuando, en medio de la fuerte volatilidad cambiaria, mostraron un retroceso marcado y se ubicaron en el piso de la serie desde la asunción de Cambiemos. Así, si bien han detenido la caída, no han exhibido una recuperación tras la estabilización del dólar ocurrida en las últimas semanas”, agregaron.

Al calificar la marcha de la economía en los últimos dos años, la devolución es implacable: casi 68% dice que empeoró.

En tanto, seis de cada 10 bonaerenses repudiaron el acuerdo con el FMI. “El rechazo (del 63%) es predominante en todos los sectores relevados, aunque se profundiza en los de menor nivel de estudios, en el GBA y entre los más jóvenes”, resaltó el trabajo estadístico.

Pero además, reveló que el plan de ajuste impuesto por el organismo internacional y aceptado por el Gobierno nacional abrió una grieta en los votantes de Cambiemos. “Genera rispideces al interior del electorado (del oficialismo): sólo el 54,9% de quienes afirman haberlos elegido en las últimas elecciones legislativas apoya el programa” de reducción del déficit fiscal, achicamiento del Estado y enfriamiento de la economía.

&Bull; Imágenes

Sin dudas, los vaivenes económicos impactaron en las imágenes de los principales referentes políticos del país.

Mauricio Macri acumula un 63% de desaprobación, contra 26,1% de calificaciones positivas. Casi 37 puntos de diferencial negativo. “La desaprobación es compartida en todos los segmentos etarios y educativos relevados, aunque se profundiza especialmente entre los más jóvenes y en el conurbano”, destacó el trabajo.

La mediación de la imagen del mandatario descubrió que Macri acumula más opiniones muy malas (30,5%) y muy buenas (19,4), sin medias tintas. Los menores de 45 años son los que más lo más lo denostan, mientras que el mayor apoyo lo poseen en los abuelos mayores de 60 años. Desde octubre de 2017 el Presidente perdió 20 puntos de aprobación. La caída se detuvo, pero sigue en los niveles más bajos desde su asunción.

El retroceso en la imagen del Presidente afectó a María Eugenia Vidal, que pasó a tener diferencial negativo. Si bien la gobernadora todavía conserva un respaldo mayor al de Macri, surgió un predominio de los rechazos a la mandataria. Vidal registró 46,7% de imagen positiva contra 50,1% de valoración negativa. La aprobación, no obstante, supera en casi 10 puntos a la del jefe de Estado.

“La valoración de la gobernadora exhibe una trayectoria descendente en los últimos meses, que no se ha detenido desde la medición previa (mayo) y que la lleva a ubicarse en el piso de su imagen entre los bonaerenses desde su asunción al frente del Gobierno provincial, siendo la primera vez que presenta un diferencial de aprobación negativo”, resaltó el informe de Analogías.

Frente a mayo bajó 4 puntos, pero en la comparación con octubre pasado el retroceso acumula 21,9. Además, su gestión en la provincia pasó a tener un 54% de desaprobación, contra un 35% de respaldo.

En este contexto, se recuperó la imagen de Cristina de Kirchner. Se redujo 4,7% la negativa y subió 2,9% la positiva. “Exhibe un comportamiento inverso al de Cambiemos: mejora su valoración muy marcadamente entre los jóvenes (donde alcanza 57,2% de imagen positiva) y en los segmentos de menor nivel educativo (51,5%), en tanto que el rechazo trepa en los mayores de 45 y 60 años (donde supera el 55% de desaprobación) y en los sectores con mayor nivel de estudios”, indicó la encuesta.

Según la investigación de Del Franco, la imagen de la ex presidente recuperó terreno a niveles similares a los de mediados de 2017, cuando era candidata a senadora, con un diferencial negativo mínimo, y manteniendo más apoyo en el conurbano que en el Interior.

  • Balotaje

En un eventual escenario electoral con cinco candidatos, Analogías anuncia un triunfo de Cristina en segunda vuelta, en un mano a mano con Macri. Según esa encuesta, la exmandataria cosecha el 31% de la intención de voto en Provincia, unos 6 puntos por arriba del líder del PRO. En tercera posición se ubicaría Sergio Massa, con 10,4%, y en quinto, Margarita Stolbizer, con 4,3%.

En un imaginario balotaje entre Cristina y Macri, la jefa de Unidad Ciudadana se impondría 39,3% versus 29,1%, con 20,1% de indecisos y 11,5% que no iría a votar.

Los principales analistas políticos coinciden en que los votantes de Cristina ya la juzgaron en 2017, y su intención de voto se mantiene sólida en torno a los 34% a 37%. A Macri lo juzgan por su gestión, y la cuestión económica pesa. El que está en conflicto con sus votantes es Macri: hay un 30% de indecisos en los que están los votantes desencantados con Cambiemos. En ese 30% están los desencantados de la política, los que están enojados y en gran parte votaron al Presidente. En un eventual balotaje entre Macri y Cristina no saben a quién votar. Para eso todavía falta.

A %d blogueros les gusta esto: