Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

El encuentro de los peronismos viene a Entre Ríos

418

El denominado “Encuentro por la Unidad” que juntó en Buenos Aires a kirchneristas, massistas y randazzistas saldrá a recorrer el país y se replicará próximamente en la provincia. Expectativa por la postura de Bordet.

El reacomodamiento interno y la necesidad de unidad del peronismo ante el horizonte de las elecciones presidenciales de 2019 tuvo un episodio clave la semana pasada con el amplio acto en Capital Federal en el que confluyeron dirigentes nacionales de diversas corrientes y que tuvo por slogan “Encuentro por la Unidad. Desafíos en el fortalecimiento del campo popular”.

Por Entre Ríos participó el ex gobernador y actual presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Urribarri. Entre las repercusiones de la cumbre trascendió en medios nacionales que la intención de los organizadores es llevar la instancia a todas las provincias y Entre Ríos está entre los tres primeros destinos, junto con Mendoza y Córdoba.

INFORME DIGITAL, por otro lado, pudo confirmar con fuentes del Partido Justicialista local que la intención de replicar el conciliábulo nacional a nivel provincial en Entre Ríos fue efectivamente planteada en la reunión concretada en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo de Capital Federal y que hay perspectivas de hacerlo pronto.

Los pormenores del evento de unidad de las distintas facciones del peronismo entrerriano quedaron supeditados a una reunión que tendrían en los próximos días Urribarri y el gobernador y presidente del PJ provincial, Gustavo Bordet, se informó a esta Redacción. El mandatario tuvo este miércoles un gesto al respecto: “todo suma. Hay que buscar amplios consensos”, opinó sobre el cónclave nacional en declaraciones a FM Litoral.

Panorama nacional

Las primeras provincias en las que se reproduciría el encuentro no son casuales. En Mendoza gobierna un radical, Alfredo Cornejo, a su vez presidente del Comité Nacional de la UCR. Pero Bordet y el cordobés Juan Schiaretti son los principales exponentes de la nueva liga de gobernadores peronistas.

El grupo, condicionado en su mayoría por la dependencia de las finanzas provinciales de la billetera de Nación, ha mantenido posiciones oscilantes entre el rechazo y el apoyo al gobierno nacional. Por lo que un reagrupamiento de las distintas expresiones del justicialismo en los distritos, que acreciente las posibilidades de disputar con el macrismo en 2019, constituiría una verdadera novedad en el mapa político nacional y de cada provincia.

La Liga de Gobernadores se mostró reacia y no mandó ningún emisario al encuentro nacional de la semana pasada, aunque la valoración de este miércoles de Bordet indica su aval a los acercamientos. Para el entrerriano habrá que “buscar quien pueda sintetizar» dicha unidad. «Es un proceso que nos demandará más tiempo», advirtió.

El escenario entrerriano

En Entre Ríos el tablero peronista tuvo varias sacudidas desde 2015 en adelante. Cabe recordar que en aquellos comicios el oficialismo provincial compartió boleta con el candidato del kirchnerismo, Daniel Scioli, mientras que el peronismo no K, es decir Jorge Busti en fórmula con Adrián Fuertes, jugó con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

Pero ambos ex candidatos massistas terminaron acordando con Bordet –Fuertes directamente para el balotaje 2015; Busti para las legislativas 2017- y ahora militan el oficialismo provincial. Cabe advertir el gesto que tuvo días atrás el ex tres veces gobernador, cuando convocó a «tender puentes de diálogo» con el kirchnerismo, un sector que vapuleó sin tregua de 2008 en adelante. Pasando en limpio, la señal que dio Sergio Massa enviando delegados a la cumbre de Capital Federal ya es un hecho desde hace un tiempo en Entre Ríos.

Por otra parte está el kirchnerismo duro, que no accedió a la decisión de Bordet de dejar atrás la conducción de Cristina Kirchner. Los diputados nacionales Julio Solanas y Juan Manuel Huss son los principales exponentes con cargos institucionales, junto con algún intendente como Martín Piaggio, de Gualeguaychú. Otro es Jorge Barreto, quien enfrentó a la boleta oficial en las PASO del año pasado y recibió no pocos avales. Hay también dirigentes gremiales que llegarían al “encuentro de unidad” entrerriano enarbolando la bandera K.

De la fauna peronista provincial queda otro sector, los descontentos con el kirchnerismo en general y el urribarrismo en particular. Algunos, conocidos como los “candidatos de las boletas cortas” de los comicios 2015, cuando no pudieron pegar con la candidatura de Bordet; otros, que tuvieron su mejor momento en el peronismo de los 90, como Augusto Alasino, se han mostrado dispuestos a volver si Bordet convoca.