Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

UN HOMBRE GRAVE POR UNA PUÑALADA Y OTRO POR UN BALAZO

Hay dos personas en Terapia Intensiva por hechos de sangre al finalizar el 2022 en Paraná. Un hombre resultó herido de bala en circunstancias muy dudosas.

En las últimas horas de 2022, un hombre debió ser trasladado de urgencia al hospital San Martín por haber recibido un balazo en la zona abdominal. El suceso ocurrió en el barrio La Palangana y hay distintas versiones sobre lo ocurrido, desde una autolesión hasta un ataque homicida. Por otro lado, otro hombre está grave por haber sido apuñalado el viernes por la tarde en la zona este de Paraná en una discusión con un amigo mientras bebían alcohol. Ambos heridos permanecen internados en Terapia Intensiva del nosocomio. Además, un hombre fue baleado por el vecino en calle Coronel Uzin.

Según se informó desde la Policía, no se registraron hechos de gravedad durante los festejos de Año Nuevo, aparte de los accidentes de tránsito con varias víctimas.

Uno de los hechos sangrientos que tienen a un hombre peleando por su vida ocurrió en horas de la noche del 31 de diciembre, en la vivienda de una mujer conocida como “la Renga” Aguilar, con condenas por narcotráfico y frecuentemente nombrada en hechos delictivos. En esa casa situada en el barrio La Palangana (por calle Los Conquistadores, lindante a la Escuela Hogar), un hombre llamado César Rodrigo recibió un balazo en el abdomen. Cuando ingresó al hospital San Martín, de inmediato lo sometieron a una cirugía y por estas horas permanece internado en la Unidad de Terapia Intensiva. Su estado es muy delicado.

Según se informó a UNO, César sería pareja de la Renga y en circunstancias muy confusas terminó con la herida de bala. En el hecho intervino la comisaría cuarta, y colaboró la División Homicidios. Una versión indica que el hombre se autoinflingió el disparo, posiblemente en forma accidental, mientras manipulaba el arma. Otra hipótesis según refirieron testigos, es que el disparo provino del otro lado del arroyo Culandrillo, pero esto es poco probable ya que la vivienda tiene un muro perimetral.

En el lugar del hecho trabajaron los investigadores con el personal de la Dirección Criminalística. Los testigos se contradicen y el arma de fuego no fue localizada, porque las personas que estaban allí la escondieron. Las pericias echarán luz sobre lo el trayecto y la distancia del disparo, mientras se aguarda por la recuperación del herido. Por ahora, nadie de los que estaban en ese momento en la casa de Aguilar, está fuera de sospecha.

Alcohol y agresión

En horas de la tarde del viernes, dos hombres se encontraban tomando bebidas alcohólicas en calles Tibiletti y Hernandarias. En un momento comenzaron a discutir y uno de ellos agarró un cuchillo y le asestó una puñalada al otro. El herido no se quiso ser menos y también agarró otro arma blanca y le devolvió la agresión. Ambos terminaron ensangrentados, con lesiones de distintas consideración, incluso uno de ellos con las vísceras a la vista.

Tras el pedido de auxilio, el que resultó más gravemente herido fue trasladado al hospital San Martín y permanece internado en gravísimo estado. Su apellido es Cafalero y se encuentra intubado en la Terapia Intensiva del nosocomio.

En tanto, el personal de la comisaría tercera que intervino en el suceso, detuvo al otro agresor, también lesionado, de apellido Dittler, cuando se fugaba por la zona de las vías. Este hombre también fue trasladado al hospital, donde está internado pero fuera de peligro, con notable evolución. Probablemente no recupere la libertad y sea imputado por el intento de homicidio de Cafalero.

Baleado por el vecino

En horas de la siesta del 31 de diciembre, un hombre fue baleado en calles Coronel Uzin e Intendente Palma. Al llegar al lugar los policías de la comisaría décima y del 911, encontraron a un muchacho con una herida en la pierna derecha, con orificio de entrada y salida.

El hombre de 33 años les manifestó a los uniformados que tuvo una discusión con el vecino, y fue trasladado en ambulancia al hospital.

Los policías fueron a la casa del hijo del supuesto autor de la agresión, a quien le pidieron que salga y se ponga a disposición. El hombre accedió a través del hijo a hacer entrega del arma de fuego calibre .32 la cual tenía dos vainas servidas y cuatro cartuchos completos.

La Fiscalía dispuso el secuestro del arma, la aprehensión del sujeto de 60 años, y su alojamiento en Alcaidía de Tribunales.

A %d blogueros les gusta esto: