SE VA MACRI PERO SIGUE EL DNU

147

La derrota electoral de la Coalición “Juntos por el cambio” frustró las intenciones del macrismo de una reelección. Este fue un gobierno que aplicó durante cuatro años una política de ajuste que castigó duramente al pueblo argentino, promoviendo un discurso criminalizador y xenófobo contra los diversos colectivos migrantes. En su lugar, asumirá Alberto Fernández del “Frente de Todos” el próximo 10 de diciembre.

Los trabajadores migrantes nos hemos visto duramente perseguidos por el macrismo. hemos sido uno de los sectores sociales más atacados y señalados como responsables del desempleo, la inseguridad y la desocupación. Con estadísticas mentirosas intentaron alimentar el racismo y la xenofobia, vinculando a la migración con el delito y el narcotráfico. Pichetto y Bullrich fueron los principales voceros de estas políticas discriminatorias hacia los trabajadores migrantes.

Toda esta política antimigratoria se sintetizó en el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 70/2017 que modificó la Ley de Migraciones 25.871, violando garantías fundamentales como la presunción de inocencia y el derecho a la defensa mediante un mecanismo de expulsión sumaria. De esta manera, se amplió el estado de sospecha hacia las dos millones de personas migrantes que residimos hoy en el país. A ello se suma el excluyente sistema Radex; las altas tasas migratorias; los constantes maltratos en la atención al migrante; las expulsiones injustificadas; la aplicación de la Disposición Falso Turista, convenios entre Anses y Migraciones para interrumpir derechos sociales; entre otros tantos problemas cotidianos a los que nos enfrentamos. Nos dejan, a fin de cuentas, un sistema migratorio desarticulado y promotor de las condiciones de irregularidad.

Nuestra respuesta frente a este escenario, fue la organización y la lucha por nuestras reivindicaciones, por nuestros derechos, llevando adelante masivas movilizaciones contra el DNU 70, el sistema Radex, las expulsiones arbitrarias. También salimos en defensa del Derecho a la Educación y la Salud para todos.

La Campaña Migrar No Es Delito se ha convertido en una herramienta fundamental para poner un freno al avance racista y xenófobo durante estos cuatro años de Macrismo. Las calles fueron nuestro principal escenario y nos encontraron con una sola bandera: la Unidad de distintas fuerzas políticas, de organizaciones de Derechos Humanos y de la sociedad en general. Gracias a la lucha por la derogación del DNU 70, logramos que el mismo fuera declarado inconstitucional y se pusiera bajo revisión en la Corte Suprema. También fue planteada en el Comité de Trabajadores migratorios de la ONU, solicitando al Estado Argentino la derogación y el cese de su aplicación.

Otra victoria importante del conjunto de los migrantes, fue el retorno de Vanesa a Argentina, víctima ella y su hijo de una expulsión arbitraria. De igual manera, logramos una mesa de diálogo con el Director Nacional de Migraciones y la Delegación de Córdoba a quienes les planteamos nuestras reivindicaciones.

Actualmente llevamos adelante una mesa de trabajo con la Dirección de Asuntos Sociales Migratorios, de la DNM, para atender los casos urgentes de irregularidad migratoria.

Sin embargo, somos conscientes de que todos estos avances no son suficientes, sino que, necesitamos de una voluntad política, una política estatal, que garantice los derechos de los y las migrantes integrantes fundamentales del pueblo argentino, nos hacemos parte de este pueblo digno.

Por ello, para defender nuestros derechos, exigimos la inmediata anulación del DNU 70. Este es el aspecto central que el próximo gobierno deberá tomar como primera medida el 11 de diciembre de 2019, y en el transcurso de sus primeros 90 días de gobierno. Es una tarea para empezar a desarmar toda la política antimigratoria que el bloque Cambiemos aplicó contra los migrantes. Así mismo, es importancia la presión de los y las trabajadores de la DNM para rearticular los puestos de trabajo, y mejorar también, el sistema de regularidad migratoria.

Por eso no nos contentamos solamente con revisar lo ocurrido durante los últimos cuatro años de macrismo, sino que seguiremos organizados por una agenda de derechos fundamentales para los migrantes que tiene que ser discutida y aplicada en el corto plazo por el gobierno de Alberto Fernández.

Por esto continuamos exigiendo:

Derogación definitiva del DNU 70/2017,

Anulación de la Disposición 4362/2014 “Disposición Falso Turista de Videla”,

Congelamiento inmediato de las tasas migratorias,

Mejoramiento y no obligatoriedad del Radex como acceso a la regularidad,

Retorno de las jornadas de abordaje territorial,

Fin de las expulsiones injustificadas, que se respete y reglamente los casos que soliciten la unidad familiar y por razones humanitarias,

Revisión inmediata de las expulsiones y separación de familias, que retornen los expulsados injustificadamente,

Ampliación sin restricción de la solicitud de eximición de la tasa migratoria.
(Por Bloque Migrante, especial para AIM)