Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

REDRADO ASESORA A ALBERTO FERNÁNDEZ EN EL TEMA DE LA DEUDA

96

El ex presidente del Central le acerca papers y tienen diálogo diario. Quienes son los otros nombres que suenan para ocupar los puestos más importantes en materia económica.

Martín Redrado empezó a asesorar de manera diaria a Alberto Fernández, a quien acerca papers y envía mensajes de chat de manera diaria. El ex presidente del Banco Central es un experto en temas monetarios, que con la renovada crisis del dólar adquirieron una importancia acuciante. Pero además Redrado está enfocado en analizar estrategias para enfrentar la crisis de deuda que le espera a la Argentina, gane quien gane en octubre.

Redrado se fue mal del kirchnerismo, luego de una durísima pelea de semanas con Néstor Kirchner, a quien acusó de intentar vaciar de reservas el Banco Central. Desde entonces estuvo cerca de Sergio Massa y su regreso a la primera línea del poder del peronismo es otra reincorporación que facilitó la decisión de Cristina Kirchner de ceder la candidatura presidencial a Alberto Fernández.

Redrado se conoce con Alberto Fernández desde los noventa, cuando ambos integraban el gobierno de Carlos Menem. Redrado en la Comisión Nacional de Valores (CNV) y Fernández en la Superintendencia de Seguros de la Nación.

Respetado por los mercados y la dirigencia del peronismo, este economista pasa a integrar el ala «liberal» de los distintos grupos de economistas que está agrupando el candidato presidencial de Todos, que perfila para los asuntos fiscales un equipo más ortodoxo y para los temas «productivos» un ala más heterodoxa.

En este último grupo se destaca Matías Kulfas, que fue el encargado de dialogar con los medios durante toda la campaña. En dichos contactos, como el que mantuvo con LPO, siempre mostró un perfil mesurado al enfatizar el compromiso con el pago de la deuda, pero siempre enfocado en la defensa de las pymes y la industria.

Es por eso que muchos lo mencionan encabezando el ministerio de Producción, dada su vasta experiencia en política industrial y su cercanía con las pymes (fue subsecretario de la pequeña y mediana empresa entre 2006 y 2007). En este sentido, aboga por un desarrollo industrial muy distinto al potenciado por el kirchnerismo, que volcaba la mayoría de los recursos a la industria automotriz y el régimen de Tierra del Fuego. Pretende potenciar sectores como el de la nanotecnología y la farmacéutica, a los que considera claves para aumentar las exportaciones.

El núcleo de confianza de Alberto en asuntos económicos es completado por Cecilia Todesca, hija del actual titular del Indec Jorge Todesca, a quien le ofrecerían permanecer en el cargo para dar una fuerte señal frente a los cuestionamientos estadísticos durante el último gobierno peronista.

Al igual que Kulfas, Cecilia también tuvo un lugar relevante en el Banco Central en tiempos de Marcó del Pont y mantiene una mirada que difiere de «la línea Kicillof». Desde el Grupo Callao comentaron a este medio que la economista está trabajando en dos pilares fundamentales del programa albertista: cómo solucionar la «bomba Leliqs» y cómo generar más dólares tanto vía exportación como vía inversión extranjera directa. «Es súper ambiciosa y es del riñón de Alberto, sin dudas va a tener un cargo importante», indicó una fuente que la imagina en Comercio Interior.

Ya con un perfil más alto, aparecen figuras como Guillermo Nielsen y Emanuel Álvarez Agis que compiten por quedarse con la máxima cartera ministerial. El ex secretario de Finanzas que renegoció la deuda con Néstor Kirchner es uno de los bien mirados por el mercado y en estos momentos de gran incertidumbre sus posibilidades aumentan. También es conocido como el economista más liberal del peronismo, lo que hace ruido en los sectores más cercanos a Cristina.

Sin embargo, en el PJ aseguran que cuenta con la máxima confianza tanto de Alberto como de la ex presidenta y se descuenta que ocupará un puesto «de primera A». De no ser Economía -lugar con el que sueña encarar un plan estratégico para Vaca Muerta-, podría recaer en el Banco Central o en Cancillería para intentar repetir la trayectoria de Cavallo en los noventa, cuando entró al gobierno de Menem por esta puerta y luego se afianzó en Economía.

En cuanto a Agis, su gran despliegue mediático y su acercamiento al mundo financiero en los últimos años lo ha instalado en un lugar protagónico.

Su problema pasa por la histórica rivalidad que mantiene con Kulfas y el hecho de que tampoco es bien considerado por Nielsen. «Los problemas vienen de la época en que Kulfas estaba en la Sepyme e integraba el grupo de los jóvenes nestoristas. Ahí toda el sector de económicas de la UBA no paraba de criticar al gobierno por izquierda. Cuando Néstor muere, desplazan a la vieja guardia y terminan siendo más cristinistas que Cristina», explicó un protagonista de la historia.

Un escalón más abajo se presentan los posibles candidatos a ocupar puestos de segunda línea como Fernando Peirano, -vinculado a temas de tecnología e innovación-, Arnaldo Bocco -hombre de Felipe Solá-, Alejandro Vanoli -ex titular del Banco Central con Cristina- y Martín Guzmán, un especialista en renegociaciones de deuda que trabaja con el premio Nobel Joseph Stiglitz y suena como representante argentina en el FMI.

Finalmente, brotan cuadros «de la política» que si bien no tienen un perfil economicista podrían ocupar posiciones importantes en la materia. Allí figura el intendente de San Martín, Gabriel Katopodis, como posible titular de Producción y un representante de los gobernadores para hacerse cargo de un ministerio de Obras Públicas.

A %d blogueros les gusta esto: