Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

PARA FIEL, EN JUNIO LA INDUSTRIA CAYÓ 5,6% Y ANOTÓ 14 MESES CONSECUTIVOS EN BAJA

242

Frente a mayo cayó 1,3% y desalentó las expectativas de recuperación. El apagón masivo fue señalado entre las causas de la contracción.

Luego de la mejora intermensual de mayo que sugería que la caída de la industria había hecho piso, los datos de junio confirman que habrá que seguir esperando para que se estabilice el sector.

De acuerdo a la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), la actividad manufacturera cayó 1,3% respecto del mes previo y 5,6% respecto de igual mes de 2018. De esta manera, acumula 14 meses con valores interanuales negativos.

Solo tres ramas registraron en junio repuntes interanuales: refinación de petróleo, siderurgia y producción de alimentos y bebidas.

Dos fenómenos extraordinarios afectaron el desempeño sectorial: el apagón masivo y la inusual cantidad de lluvias registradas en el mes. Además, el informe recordó que también hubo menos días hábiles que en mayo.

Según explicó FIEL, «el nivel de lluvias más que triplicó el promedio histórico para el mes de junio afectando la actividad de la construcción y sus sectores de insumos conexos, y por otro lado, el apagón eléctrico de mediados de mes que derivó en paradas no anticipadas y demoras en la puesta en funcionamiento de las plantas».

Con los datos de junio se confirmó que en el segundo trimestre del año, la actividad manufacturera retrocedió 6,8% en la comparación con igual período de 2018 y se sumaron cinco trimestres consecutivos en rojo; pero prácticamente no profundizó la caída respecto del primer trimestre del año: la baja fue de 0,1%.

Con los datos de junio se confirmó que en el segundo trimestre del año, la actividad manufacturera retrocedió 6,8% en la comparación con igual período de 2018 y se sumaron cinco trimestres consecutivos en rojo.

En consecuencia, en los primeros seis meses, la industria acumuló una caída del 8,3% en la comparación con enero-junio del año pasado. Esta retracción se explica principalmente por el desplome del 17,1% de la producción de bienes de consumo durable -que aun así representa una mejora del 4,5% respecto de noviembre, cuando tuvo su peor marca- y el retroceso del 16,1% de la producción de bienes de capital.

En tanto, en la primera mitad del año, la producción de bienes de uso intermedio cayó 7,4% y la de bienes de consumo no durable, 2,9%.