Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

MASSA LOGRÓ APROBAR POR UNANIMIDAD EL ALIVIO FISCAL A MONOTRIBUTISTAS Y AUTÓNOMOS

Suben las escalas para el régimen simplificado y la base no imponible de los autónomos. Juntos aceptó, pero dijo que es pijotero.

La Cámara de Diputados aprobó este miércoles por unanimidad un proyecto de Sergio Massa para aliviar la carga fiscal sobre monotributistas y autónomos, después de un trabajoso consenso con la oposición, que sumó beneficios y aceptó acompañar.

La ley se sancionará en el Senado antes de fin de mes para que rija desde julio y de esta manera los trabajadores independientes compartan la rebaja impositiva que ya obtuvieron los empleados en relación de dependencia, con el aumento de los mínimos aplicables a Ganancias.

En este caso, se trata de un aumento de las montos máximos a facturar en cada escala del monotributo, para que no deban saltar a la siguiente por tener mayores ingresos; y de la suba de la ganancia no imponible para los autónomos.

La actualización de las escalas debía hacerse a fin de año, pero Massa propuso anticiparla porque la estampida inflacionaria incrementó la facturación, pero no está acompañada de una ganancia real.

Aunque fue tal vez el único tema del año sin voces en contra, la negociación no fue sencilla, porque en Juntos por el Cambio no lograban coordinar una postura común. Los radicales presentaron un proyecto con mayores beneficios que el de Massa, que contó con la firma de Margarita Stolbizer, integrante de JxC.

También lo suscribió Alejandro «Topo» Rodríguez, jefe del interbloque federal, los 8 votos que desnivelan la mayoría de cada votación. Antes de la sesión, el presidente de la Cámara llamó a representantes de cada bancada para hacer un consenso, pero JxC no cedía.

«Yo no quiero que después aparezcan con un dictamen de minoría con las modificaciones que estamos haciendo», se molestó Carlos Heller, presidente de la comisión de presupuesto.

La ley aumenta un 60% la facturación de las cuatro categorías más bajas del monotributo y 29% el resto. La A y B, además, no pagará más el componente impositivo. La base no imponible para los autónomos aumentará más de un 50%.

La ley fue aprobada con 237 votos a favor, ninguno en contra y sin abstenciones. «Vamos a acompañar, pero nos parece pijotero», se lamentó Mario Negri, jefe de los radicales. Sin embargo, varios de los planteos de sus correligionarios fueron tenidos en cuenta.

La versión final sube un 29% la facturación máxima de cada categoría del monotributo pero, por pedido de la UCR, en las primeras cuatro categorías se incrementará un 60%.

Y en las dos primeras, la A y B, se los eximirá del componente impositivo, que se compondrá únicamente del aporte jubilatorio y de la obra social. El beneficio alcanza a 2,1 de los 4,5 millones de monotributistas, el 47%.

«Las categorías más ajas tienen ingresos que no alcanzan a cubrir la canasta básica», advirtió en el recinto el radical Víctor Romero, quien propuso subir aún más las escalas menores, que con esta ley pasarán de 466 mil pesos de ingresos anuales a más de 748 mil.

Los radicales querían subirlo a más de un millón y tensaban con el PRO, molesto por el achatamiento que significa subir en una menor escala las categorías más altas. «Esto no es un alivio fiscal: esta es una indexación por la inflación. Y cuando la economía se indexa la inflación no se detiene y muchos quedan en el camino, como los jubilados, que pierden 5 o 6 puntos por mes», denunció Luciano Laspina.

El diputado macrista participó de las negociaciones junto a Alejandro Cacace, de Evolución radical, pero sin un jefe del interbloque cada propuesta debieron someterla puertas adentro. Massa llegó a negociar con los bloques chicos, que alcanzaban para la mayoría.

El beneficio a los autónomos también quedó a mitad de camino entre una y otra propuesta: el texto del oficialismo elevaba la ganancia no imponible de 1 a 2 veces (de 500 a 750 mil pesos) y a 2.5 para nuevos profesionales. La oposición logró subir los porcentajes a 2,5% y 3%.

Hay 140 mil contribuyentes autónomos que pagan el impuesto a las ganancias, un número bajo porque, según los fundamentos del proyecto oficial, hay muchos que comparten ingresos por otros orígenes.

El debate tuvo reproches de la oposición por el aumento de precios y elogios del oficialismo a la iniciativa del presidente de la Cámara. «Había 800 mil monotributistas en 1998, ahora hay 4,5 millones. Hay que ver cuanto de eso no es trabajo precarizado», alertó Paula Olivetto, de la Coalición Cívica.

«Esa inflación que nos preocupa y erosiona el poder adquisitivo de salarios», aceptó Leandro Santoro, del Frente de Todos, uno de los firmantes del proyecto junto a la massista Mónica Litza, encargada de anunciar el acuerdo.

Santoro no dejó pasar la ausencia del liberal Javier Milei, de gira en Colombia. Sí estuvo su compañera Victoria Villarruel. También José Luis Espert y Carolina Píparo, que votaron a favor.

«Al menos se planta una bandera: no podemos seguir haciendo oídos sordos y estar ciegos frente al reclamo de monotributistas y autónomos por el desigual trato que se le da frente a la situación impositiva», festejó el economista.

Stolbizer justificó su alianza con su ex socio Massa. «Ni los monotributistas ni autónomos generan la inflación, demasiado daño tienen en sus vidas como consecuencia de la inflación. Pero bajarla requiere acuerdos, condiciones, estabilidad y equilibrio».

El debate lo cerró Daniel Arroyo. «Está claro que la Argentina tiene inflación hace largo tiempo, que el problema de la inflación es estructural, pero también está claro que venimos de una pandemia y estamos en una guerra. El debate que viene será estabilizar precios». (PP)