Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

MASSA EN «MODO AVIÓN», ESPERA DEFINICIONES DEL PERONISMO FEDERAL Y QUE DECANTE ALBERTO

271

El kirchnerismo todavía le guarda el casillero de gobernador, mientras que en Alternativa Federal sigue sin definirse que harán con Lavagna.

Sergio Massa quiere ser presidente, pero mantiene todas las opciones abiertas. Este martes cenará con Juan Schiaretti, Miguel Pichetto y Juan Manuel Urtubey en «modo avión». Es decir, quiere escuchar que piensan hacer, luego que la irrupción de Roberto Lavagna con su negativa a someterse a primarias, colocara a Alternativa Federal en un laberinto del que todavía no lograron salir.

Como reveló LPO, el economista quiere imponerle a sus potenciales socios peronistas, un programa de gobierno que elaboró junto a Miguel Lifschitz y Margarita Stolbizer y si lo aceptan, hablar de la conformación de un frente electoral. Hace apenas 48 horas le dijo al diario La Capital, que mantenía su rechazo a someterse a primarias. Se verá si sostiene esa negativa este miércoles cuando junto a sus socios progresistas tengan una reunión ampliada con los cuatro de Alternativa Federal.

Mientras observa como ese espacio que ayudó a fundar no logra ordenarse, Massa intensificó sus diálogos con el kirchnerismo, que con Alberto Fernández ve más cercana la posibilidad de cerrar con el líder del Frente Renovador y acercarse así a un triunfo en primera vuelta. Las opciones son dos: Que compita en las primarias contra Alberto o que sea candidato a gobernador o primer diputado nacional por la provincia de Buenos Aires.

El nombre de Massa irrumpió en medio de la puja en el kirchnerismo entre Axel Kicillof y los intendentes que pretendían llevar a Martín Insaurralde en la boleta. «No podés cerrar todos los casilleros y después negociar, estamos viendo qué pasa», afirmaron a LPO cerca de Kicillof.

Raúl «Cabezón» Pérez, uno de los principales armadores de Massa, se puso al frente de la negociación. El veterano diputado fue quien retomó el diálogo con intendentes cercanos a Cristina, luego de que el año pasado ambos espacios lograran votar juntos en el Consejo de la Magistratura.

Alberto lo dijo con todas las letras en la entrevista que le dio a Ambito Financiero: «La decisión la tiene que tomar Sergio. Yo más no puedo hacer. Si quiere venir a participar de las PASO presidenciales, es bienvenido. Si quiere participar en la provincia de Buenos Aires, también es bienvenido, Si quiere incorporarse sin ocupar un cargo es bienvenido, porque Sergio es alguien que tiene votos. Pero depende de él, no de nosotros. Nosotros lo invitamos mil veces».

Mientras que en Cambiemos, el sector que lidera Horacio Rodríguez Larreta, no ceja en su ilusión de armar la fórmula Vidal-Lousteau e integrar a Massa a ese armado como candidato a gobernador.

«Nos buscan porque tenemos votos propios, somos una fuerza chica pero sólida», explican cerca de Massa, por la curiosa situación política en la que está.

En el kirchnerismo no pocos se entusiasman con replicar en Nación lo que ocurrió en las provincias. Y en el massismo coinciden en destacar que lograron cerrar listas comunes con el kirchnerismo y el PJ en varios puntos del país, mencionando sobre todo el caso de Entre Ríos donde se unieron en apoyo de Gustavo Bordet, que en las primarias aplastó a Cambiemos sacando más de 20 puntos de diferencia.

Massa ya avisó que recién tomará una definición en el congreso del Frente Renovador previsto para el 30 de Mayo. Antes quiere ver que cómo evoluciona la candidatura de Alberto Fernández y si como sospecha, la política nacional ofrece alguna otra sorpresa resonante.