Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

MAGISTRATURA: EL SENADO APROBÓ LA CONTINUIDAD DE TRES OFICIALISTAS Y LA OPOSICIÓN VA A LA JUSTICIA

«No convalidaremos este atropello», sostuvo JxC. El Frente de Todos tuvo mayoría con aliados y espera que la Corte tome los juramentos.

Con el voto de propios y aliados, el Frente de Todos consiguió este miércoles aprobar la propuesta de Cristina Kirchner para sumar tres oficialistas y un radical en el Consejo de la Magistratura hasta 2026. Juntos por el Cambio no apoyó y anunció que pedirá la impugnación a la justicia.

«Una vez más, Cristina Kirchner tensa la institucionalidad hasta romperla con el fin de servir a sus intereses personales», señaló el interbloque presidido por el radical Alfredo Cornejo, en un comunicado para justificar la ausencia.

«No convalidaremos la sesión y elevaremos de manera inmediata nuestro reclamo a la Justicia para que se cumpla el pronunciamiento dictado por el máximo tribunal», anunciaron.

Se refieren al fallo que hace una semana rechazó la división del Frente de Todos de abril para sumar un lugar en la Magistratura por la segunda minoría legislativa, incorporada a partir de otra decisión de la Corte cuatro meses antes.

Cómo los mandatos vencen este viernes, Cristina interpretó que la Corte no se pronunció sobre el que se inicia por cuatro años y repitió el criterio para repartir consejeros: 2 para el Frente nacional y popular, 1 para la UCR y 1 para Unidad Ciudadana.

El FNP y UC estan integrados por lo senadores que confluyen en el interbloque Frente de Todos y hasta hace 8 meses eran en los papeles un mismo bloque.

La situación no es diferente a la de las bancadas que confluyen en Juntos por el Cambio, sólo que surgió con el fin de tener un voto más en el organismo que nombra y sanciona jueces.

El oficialismo volvió a estar sin su jefe José Mayans, ausente por problemas de salud, pero alcanzó la mayoría justa de 37 con sus tres socios habituales: Clara Vega (La Rioja), Alberto Weretilineck (Río Negro) y Magdalena Solari Quintana (Misiones).

A las 14.16 hubo quórum, la sesión comenzó y la oposición ratificó su decisión de no participar en una conferencia de prensa.

Como anticipó LPO, Cristina había incluido en el temario el decreto en el que confirma los 4 consejeros de la Magistratura para el período 2022-2026 para sumar un elemento más al conflicto de poderes con la Corte.

En el decreto se cita un fragmento del fallo de la Corte que en 2020 habilitó las sesiones remotas, en el que ratifica que la Constitución delega en cada Cámara las reglas para su funcionamiento. En este caso, entienden, el Senado puede definir las forma de asociación interna.

«Quiero que adjunte el acta de votación en la notificación que se envíe a la Corte (con los integrantes de la Magistratura), para que entienda cuál ha sido la voluntad del Senado de la Nación», solicitó la jefa oficialista Anabel Fernandez Sagasti después de la votación. Su moción se votó a mano alzada.

El Frente de Todos en volvió a elegir tres consejeros cercanos a Cristina: Mariano Recalde, Inés Pilatti de Vergara, por el frente nacional y popular; y Martín Doñate, por Unidad Ciudadana. También propuso a Eduardo Vischi, elegido por la UCR.

Los suplentes fueron Claudia Ledesma Abdala de Zamora, Pablo Bensusán (FNyP), Silvia Giacoppo (UCR) y Anabel Fernández Sagasti (UC). El PRO quería que Luis Juez sea nombrado en lugar de Doñate, pero Cristina lo ignoró.

«Pretenden darle legitimidad con la votación en el recinto. Pero lo irregular sigue siendo irregular! Nuestra presencia en el recinto podría convalidar la locura institucional que se está llevando adelante y no lo vamos a hacer de ninguna manera», sostuvo el cordobés en la conferencia de prensa.

Si el trío de senadores oficialistas asumiera, con la incorporación de Héctor Recalde como representante de los abogados dejaría a la vicepresidenta podría condicionar el Consejo de la Magistratura hasta 2026.

La sesión se llevó a cabo sin opositores y duras críticas del oficialismo. «El reglamento del Senado establece cómo se conforman los bloques le guste o no le guste a los miembros de la Corte. A mí no me gusta que firmen fallos sin leerlos», provocó Adolfo Rodríguez Saá.

Weretilneck anticipó un conflicto de poderes entre la Nación y las provincias. «Está absolutamente claro que el fallo de la Corte Suprema que plantea de qué manera se tienen que designar los representantes de este cuerpo es violatorio de nuestra autonomía. Y viola nuestra autodeterminación».

«El fallo de la Corte es político y merece una respuesta política, por eso nuestra presidenta presentó esta resolución. Siento que la Corte se mete por la ventana del palacio y se lleva todas las atribuciones y prerrogativas que tenemos en el Legislativo», sostuvo Juliana Di Tullio.

Anabel Fernández Sagasti acusó a la oposición de complicidad con las «corporaciones» y, con una foto del CEO de Clarín en mano, citó un fallo de la Corte en contra del decreto 690 que declaró servicio público a las telecomunicaciones.

«Estamos ante una extralimitación de la Corte Suprema y sus facultades constitucionales, que está entrometiéndose en otro poder del Estado – en el Congreso-, para decirnos cómo debemos agruparnos», se lamentó la mendocina.