Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

LACUNZA CONFIRMA QUE LA PRIORIDAD ES ESTABILIZAR EL DÓLAR Y ABRE EN LOS HECHOS LA TRANSICIÓN CON EL PERONISMO

206

La estabilidad cambiaria es el objetivo central del nuevo ministro, que prometió cumplir el acuerdo con el FMI.

A minutos de asumir como ministro de Hacienda, Hernán Lacunza confirmó que la prioridad central de su gestión será lograr la estabilidad del tipo de cambio y evitar una nueva disparada del dólar, al tiempo que prometió cumplir con las pautas fiscales acordadas con el FMI.

«No hace falta un tipo de cambio más alto», aseguró el flamante ministro, poco después de que Mauricio Macri le tomara juramento en la Casa Rosada. En lo que definió como «tarea central», Lacunza dijo que «estabilizar el tipo de cambio es lo mejor que podemos hacer por las familias de bajos y medios ingresos».

La idea de Lacunza -anticipada el lunes por LPO- fue ratificada posteriormente por el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, que agregó que la autoridad monetaria utilizará todas sus herramientas para mantener el valor del dólar, aunque evitó dar definiciones sobre nuevas medidas. «Hay un amplio consenso de que el tipo de cambio está en un nivel competitivo», indicó.

Como explicó este medio, el nuevo ministro está muy preocupado por una espiralización inflacionaria que deje al Gobierno al borde del abismo. En este marco, considera que la política cambiaria tendrá un rol central en garantizar la gobernabilidad de aquí al 10 de diciembre.

Pero para tener éxito en su misión, asegura que no hay margen para más medidas electoralistas como las anunciadas la semana pasada y que el gobierno debe focalizarse en coordinar una transición ordenada.

Estas pautas que como anticipó LPO serán el eje de la gestión Lacunza, quedaron confirmadas a lo largo de toda su conferencia de prensa, donde no se permitieron preguntas de la prensa. Allí recalcó que «la economía ha perdido una referencia nominal para la fijación de precios» que para volver a tenerla, deberán acompañar la fijación cambiaria con una política fiscal consistente.

«Vamos a garantizar las pautas fiscales establecidas con el FMI», enfatizó frente a las dudas por el costo de los últimos anuncios de Macri. En este sentido, el nuevo equipo de Hacienda proyecta que la recaudación se verá beneficiada por el alza inflacionaria y que por lo tanto, las medidas «se autofinanciarán».

De acuerdo a los números presentados, en julio se acumuló un superávit primario de $4.293 millones que se repetiría en agosto y así, el año terminará con un resultado de -0,5% del PBI, es decir, en el límite de lo firmado con el Fondo si se descuentan los «ajustadores» permitidos por el organismo.

No obstante, las cifras de Hacienda quedan al borde del incumplimiento y explican el llamativo silencio de la institución con sede en Washington que recién hoy comunicó que está «dialogando» con el gobierno, aunque no recalcó su apoyo al plan oficial como lo venía haciendo hasta el momento en cada declaración.

«Me contacté con el FMI y en los próximos días estarán haciendo la visita convencional de revisión de las metas, la quinta revisión», destacó Lacunza, tratando de suavizar las tensiones con Lipton en materia fiscal y cambiaria.

En el plano político, el ex funcionario de Vidal realizó varios guiños hacia Alberto Fernández y dejó en claro su responsabilidad hacia un cambio de gobierno ordenado. «Lo importante es que el punto de partida del próximo mandato, sea quien sea el elegido, tenga una plataforma robusta para poder recuperar el crecimiento que hace por lo menos 8 años perdió la Argentina», subrayó.

«Esa plataforma que queremos construir durante la transición y como legado para el próximo mandato, está constituida por cuentas publicas ordenadas, superávit primario, un balance externo financiable menor al 2% del producto, un tipo de cambio competitivo, tarifas de servicios públicos ya corregidas, obras que han incrementado la productividad y transparencia en la gestión pública», agregó.

«El mercado presta más atención al futuro que al presente. Por eso más importante de lo que pueda hacer el gobierno es lo que pueda estar diciendo la oposición», afirmó y recordó que «el candidato que más votos obtuvo también dijo que el tipo de cambio está largamente por encima de su nivel de equilibrio».

«El presidente ha sido claro en que es presidente antes que candidato y ha convocado a preservar la estabilidad como un bien superior a toda ambición electoral», finalizó, tras lo cual informó que se reunirá con todos los referentes económicos de los partidos que superaron las PASO.