Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

JUNTOS POR EL CAMBIO APUESTA A UNA NUEVA INSTANCIA DE DIÁLOGO ANTES DE RECURRIR A LA JUSTICIA POR EL CONFLICTO EN DIPUTADOS

192

El Interbloque opositor había anunciado la judicialización de la sesión donde se sancionó la ley que beneficia al sector turístico. Ahora buscan abrir una nueva negociación y, si no prospera, recurrir a la impugnación.

A pesar de la postura adoptada ayer de ir por la judicialización de la sesión en Diputados en la que se aprobaron beneficios para el sector turístico, en Juntos por el Cambio ahora apuestan a usar esta medida como carta de negociación y abrir una nueva instancia de diálogo con el Frente de Todos. El objetivo es reflotar el diálogo y, si esto no prospera, apelar a la impugnación de lo sucedido en el recinto.

Si la sesión de anoche no es legal, tampoco lo sería la ley votada por el oficialismo con beneficios al sector turístico, uno de los más castigados en pandemia y asilamiento social. Juntos por el Cambio encomendó a un grupo de diputados estudiar la viabilidad de una demanda judicial que, sin embargo, podrían no presentar en forma inminente hasta no agotar todas las instancias de diálogo. Todavía hay charlas pendientes que quedaron truncas entre oficialismo y oposición cerca de la medianoche de ayer.

Después del último intento frustrado por acordar una solución, que implicaba un cuarto intermedio hasta hoy para el tratamiento de las dos leyes en cuestión, los diputados de Juntos por el Cambio se retiraron del recinto. Ahora analizan, tal como prometieron ayer los jefes de los bloques, Mario Negri, Cristian Ritondo y Maximiliano Ferraro, una presentación ante la Justicia. En paralelo no se descarta la ’solución política’ y se espera una charla con el presidente de la Cámara, Sergio Massa.

A pesar del buen diálogo con Máximo Kirchner, jefe del bloque del Frente de Todos, voceros opositores le atribuyen al jefe de La Cámpora la decisión de no pactar la exclusión de la reforma judicial de la agenda parlamentaria por vía remota, un punto en común incluso con el Interbloque Federal que preside Eduardo ’Bali’ Bucca. “No nos veten temas”, repitió el diputado Kirchner en la extensa reunión de ayer de Labor Parlamentaria. Massa defendió públicamente el derecho del oficialismo de proponer temas y proyectos de ley sin condicionamientos, como ocurriría si no hubiera medidas de restricción sanitarias.

Tres diputados que conocen el reglamento y dan todas las batallas en las comisiones técnicas son los encargados de avanzar con la demanda judicial que incluye el acta de un escribano que estuvo en el Congreso hasta las 2.30 de la madrugada, cuando todos los diputados de Juntos por el Cambio dejaron el edificio. Del recinto se habían ido más de una hora antes. Pablo Tonelli (PRO); Gustavo Menna (UCR) y Mariana Stillman (Coalición Cívica-ARI), analizan los argumentos para fundamentar ante la Justicia la ilegalidad de la sesión. Fundamentalmente apuntan al acta firmada en Labor Parlamentaria donde quedó registro de la prórroga del protocolo de funcionamiento remoto sin unanimidad y al “atropello” de considerar ausentes a los diputados que estaban en sus bancas.

Los gestos y palabras fueron contundentes. El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, defendió la legalidad de la sesión convocada por todas las fuerzas políticas, excepto Juntos por el Cambio. Incluso los dos diputados de izquierda que no firmaron la convocatoria sí participaron, a diferencia de algunos lavagnistas que finalmente, molestos con la falta de acuerdo, decidieron no ser parte. Juntos por el Cambio reclamó con 94 diputados en el recinto la vuelta a sesiones presenciales o por el contrario un acuerdo que excluya el tratamiento de reforma judicial y movilidad jubilatoria por la vía remota y no avalaron la renovación de esa modalidad.

En política sin embargo siempre hay un “pero”. Los diputados de la principal fuerza opositora se sucedieron en el uso de la palabra desde sus bancas para reprochar a Massa que no se los contabilizara como presentes. Estuvieron físicamente desde que sonó la chicharra a las 18.30 (incluso muchos desde antes) hasta la 1.30. El tablero no los registró porque no se conectaron a sus notebooks vía VPN. Un escribano ingresó con el bloque y registró las presencias físicas para defender su posición: para Juntos por el Cambio hubo sesión en minoría, es decir sin 129 legisladores que habilitaran el quórum. Para el oficialismo la sesión real fue la que se dio en forma remota y el número necesario para votar.

La salida de los diputados de Juntos por el Cambio del recinto de la Cámara de Diputados fue un gesto de enojo pero un alivio para Massa, que puede argumentar que hasta ese momento hubo expresiones políticas y luego, ya sin contradicción entre los físicamente presentes y los diputados conectados en forma ’virtual’, se sancionó la ley beneficia con medidas para “el sostenimiento y la reactivación productiva” la actividad turística nacional”. El tablero mostró por 127 votos a favor y 2 abstenciones. También se dio media sanción a penas más altas para la pesca ilegal.

Este mediodía Mario Negri, jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, volvió a mostrar la dureza de la postura opositora: “Ayer en la Cámara de Diputado se rompió el único ámbito de debate y acuerdo que había con el Gobierno. Esto se produce luego del escándalo de la reforma judicial en el Senado. Diputados de JxC viajaron hasta 3.000 km para intentar sesionar. Rechazaron todas nuestras propuestas”, reprochó. Pero también dejó abierta una vía de diálogo: “Aún así, si nos llaman a dialogar iremos. No queremos entrar a un tobogán en el que en el país haya dos parlamentos”.