Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

En medio de internas y disputas con el Gobierno, la CGT se reúne para definir marcha

144

La convocatoria fue impulsada por los sectores que conducen Moyano y Barrionuevo respectivamente. En el encuentro se analizará la convocatoria a una manifestación para el 22 de febrero.

La CGT se reunirá este miércoles para debatir la posible convocatoria a una marcha contra el Gobierno para el 22 de febrero próximo. El encuentro es impulsado por el moyanismo y el barrionuevismo en medio de un clima de tensión interno y externo. El reciente enfrentamiento mediático entre el camionero y el presidente Mauricio Macri le suma un condimento extra a la convocatoria.

Lo cierto es dentro de la central cegetista los llamados “duros” piden convocar con urgencia a una gran movilización. Por el contrario, los sectores moderados de la central pegarían el faltazo en desacuerdo con los movimientos de sus colegas.

Por lo pronto, la reunión del Consejo Directivo comenzará a las 14 en la sede Azopardo de la central. Mientras que se descarta la presencia de los triunviros Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, quien no estará presente será Héctor Daer. Pues resulta que el titular de Sanidad representa a los “gordos”, el sector cegetista que junto a los “independientes” no ve con buenos ojos profundizar el enfrentamiento y romper el diálogo con la Casa Rosada.

En medio de la escalada del conflicto entre el camionero y el Presidente con el avance de las causas judiciales en contra del sindicalista, el moyanismo busca presionar a los sectores más moderados de la CGT para que se sumen a la marcha que realizará el mes próximo, a la que todo indica que estos últimos no movilizarán.

Según el comunicado firmado por Schmid y Acuña, en el Consejo Directivo se analizará “la situación social y económica” del país y se pondrá a consideración el “documento realizado en Mar del Plata”, en la alusión a la cumbre de los sectores cegetistas más intransigentes en la que se emitió un texto con fuertes críticas al Gobierno de Mauricio Macri y se advirtió que no acompañarán la reforma laboral ni la pauta del 15% de aumento en paritarias.

En este contexto, el Gobierno apuesta a cerrar filas con las corrientes menos confrontativas de la CGT para aislar a Moyano dentro de la central obrera, en momentos en que el camionero intentará activar una ofensiva contra el macrismo, en la que la marcha del 22 de febrero sería el primer capítulo.

Luego de que en la jornada anterior Macri le pidiera a Moyano que se defienda en la Justicia en lugar de “ponerse nervioso” y el camionero le respondiera con una dura carta, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró este martes que el líder sindical “es un ciudadano más” y que no debe “victimizarse ni amenazar” por los requerimientos que pueda hacerle la Justicia. (ámbito.com)

A %d blogueros les gusta esto: