Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

EL PERONISMO UNIDO DESBORDÓ LA PLAZA DE MAYO COMO NO SE VEÍA HACE AÑOS

Los intendentes, La Cámpora y el Evita coparon la marcha a la que se sumó el gabinete. Hubo importante presencia de gremios.

Como no sucedió ni en las elecciones de 2019, el peronismo se mostró unido para respaldar a Cristina Kirchner en la movilización más grande de los últimos años.

Gobernadores, gremios, movimientos sociales y ministros estuvieron en la Plaza de Mayo y en una foto conjunta sobre el escenario montado frente a Casa Rosada para apoyar a la vicepresidenta luego de que intentaran asesinarla en la puerta de su domicilio en Recoleta.

Las primeras columnas se ubicaron sobre la avenida 9 de julio pasada la media mañana, momento en que también se ubicaron los primeros grupos que fueron directo a la Plaza de Mayo.

Pasado el mediodía empezó a avanzar por el Puente Pueyrredón el grupo más numeroso, encabezado por Jorge Ferraresi y Mayra Mendoza y miles de manifestantes de Avellaneda y Quilmes.

Donde mayor dudas hubo respecto a la movilización fue entre los sindicatos. Los gremios más cercanos al kirchnerismo movilizaron desde temprano, pero la CGT no convocó a marchar de manera orgánica.

El grueso de la movilización fue aportado por los intendentes peronistas del Conurbano bonaerense y por La Cámpora. Pero el Movimiento Evita, enfrentado al kirchnerismo en el último año, fue una de las organizaciones que aportó la mayor cantidad de militantes a lo largo de la avenida de Mayo, al menos a la par que La Cámpora. Una reconciliación que parecía imposible un par de meses atrás, cuando la propia Cristina cruzó a los seguidores de Emilio Pérsico públicamente.

También los movimientos sociales cercanos al kirchnerismo y organizaciones políticas y estudiantiles, que desde temprano se acercaron al centro porteño.

Desde el gobierno nacional se informó que por la tarde se acercarán a la plaza los integrantes del gabinete, y se especulaba con que Alberto Fernández participe.

Pero finalmente el presidente no asistió y su gabinete sí, con Sergio Massa y Juan Manzur a la cabeza, que se subieron al escenario en el que Alejandra Darín leyó el comunicado de la jornada. Alberto se quedó en Casa Rosada junto a Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, sindicalistas, gobernadores y otros dirigentes para repudiar la violencia política y el ataque a Cristina.

Donde mayor dudas había respecto a la movilización fue entre los sindicatos. Los gremios más cercanos al kirchnerismo movilizaron desde temprano, y si bien la CGT no convocó a marchar de manera orgánica, se vieron columnas de Camioneros y Obras Sanitarias, entre los gremios de mayor peso, además de militantes de UPCN y gremios docentes. (LPO)