Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

CUMBRE EN DIPUTADOS: EL GOBIERNO ACUERDA PRORROGAR EL PRESUPUESTO POR DECRETO, PARA ACELERAR EL ACUERDO CON EL FMI

Massa, Máximo, Guzmán y Mayans se reunieron en Diputados. Descuentan que la oposición trabará el Presupuesto y Alberto lo prorrogará por decreto. Economía podrá disponer de las partidas y acelerar el acuerdo con el FMI.

El Gobierno cree que la oposición va a trabar la sanción del Presupuesto y acordó este domingo un plan para convertir ese problema político en una ventaja. En una inédita cumbre realizada en el despacho de Sergio Massa en Diputados con la presencia de Martín Guzmán, se acordó acelerar a fondo el tratamiento de la ley de leyes esta semana, para dejar en evidencia a la oposición y avanzar con la prórroga por decreto del presupuesto 2021, que le libera las manos al Gobierno.

Se decidió que Guzmán se presente a inicios de la semana que comienza en Diputados y acelerar su tratamiento en comisión. «La idea es dejar expuesta a la oposición como irresponsable frente al FMI: Piden acordar y después traban el Presupuesto», explicó a LPO una fuente al tanto de lo discutido en el almuerzo.

Al suscribirte aceptarás recibir el newsletter de La Política Online. Te podés desuscribir cuando quieras
Como anticipó LPO, la idea es llevarlo al recinto el jueves, no ya para aprobarlo, sino para que se caiga la sesión ante la falta de quórum de la oposición, que ya denunció que no se puede tratar de forma express la ley más importante. «Una vez caída la sesión, al otro día Alberto va a firmar el DNU con la prórroga», explicó otra de las fuentes consultadas.

En la elaboración del DNU de prórroga ya está trabajando el secretario de Hacienda, Raúl Rigo, quizás uno de los hombres del peronismo que más sabe de política presupuestaria.

Además de Massa, Máximo y Guzmán, participaron del almuerzo el jefe del bloque peronista en el Senado, José Mayans y la mendocina Anabel Fernández Sagasti, enviada por Cristina Kirchner. Una vez acordada la decisión se la comunicaron a Wado de Pedro, que ya está trabajando en la estrategia de distribución de fondos a las provincias, luego que se prorrogue el Presupuesto.

Guzmán se entusiasmo con la idea, porque le permite avanzar en el acuerdo con el FMI en el diseño de la redistribución de partidas y en el envío de fondos a gobernadores y ministros del gabinete nacional de manera discrecional. Como reveló en exclusiva LPO, en la Casa Rosada sostienen que el 10 de enero se cerrará el acuerdo con el FMI. Más allá de que esto termine ocurriendo, la prórroga del Presupuesto le permite al Gobierno administrar los tiempos de la negociación, sin tener que esperar el visto bueno del Congreso.

La decisión le permite al Gobierno, agregaron las fuentes consultadas, justificar porque no tiene un plan económico. «El único plan serio es el Presupuesto y ahora vamos a poder decir que no es falta de voluntad política nuestra sino la irresponsabilidad de la oposición la que impide cerrar un programa», agregó la fuente consultada.

El mecanismo de prorrogar el actual Presupuesto tiene una ventaja extraordinaria en términos de administración del poder para el Gobierno: Le permite disponer libremente del crecimiento de la recaudación respecto al 2021, que sólo por efecto inflación es una suma apabullante.

Además, se ahorran debates incómodos como los pronósticos de inflación, emisión y déficit. En su proyecto para el 2022, Guzmán había imaginado una inflación anual del 33%, que rápidamente se convirtió en papel mojado. La discusión de ese punto iba a ser espacialmente incómoda para un Gobierno que no logra controlar la inflación.

Le quita además una palanca a los gobernadores -incluidos los propios-, que ahora no podrán hacer valer el peso de sus diputados y senadores para conseguir obras y partidas. Ahora esa negociación será directa con la Casa Rosada, con el tándem Wado-Guzmán. Un dato: llamó la atención la ausencia de Manzur en una cumbre tan trascendental para el Gobierno.

El tucumano visitará el Congreso el martes junto a los gobernadores del Norte y posiblemente se reúna el gabinete nacional en su provincia.

Pero en esta instancia clave, fue el formoseño Mayans el que asumió la representación de los gobernadores con un pedido concreto: «Quiero que se mantenga la lista de las obras en las provincias que se cerró con Katopodis, si vamos a dejar caer el Presupuesto».

El radicalismo será otra víctima de la decisión: los fondos largamente negociados para las universidades que controla la UCR, un clásico de todos los años, ahora dependerán de la lapicera de la Casa Rosada. (LPO)