Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

ALBERTO FERNÁNDEZ CANTÓ, TOCÓ LA GUITARRA Y LLAMÓ A LA UNIDAD EN UN ACTO DEL MOVIMIENTO EVITA

Acompañado por Massa, el Presidente compartió un locro con la militancia del Movimiento Evita en Florencio Varela, le envió un mensaje conciliador a Cristina Kirchner y cantó «Sólo se trata de vivir».

En un almuerzo organizado por el Movimiento Evita por el aniversario 202 de la Revolución de Mayo, el presidente Alberto Fernández llamó a la unidad en medio de la interna del Frente de Todos y se subió al escenario para tocar la guitarra e interpretar la canción «Solo se trata de vivir», de su ídolo Lito Nebbia.

Luego de participar del Tedeum en la Catedral Metropolitana, por el aniversario 212 de la Revolución de Mayo de 1810, el jefe de Estado se dirigió al Club Social y Deportivo Nahuel de Florencio Varela, donde compartió un locro patrio con 1200 personas, entre trabajadores de la economía popular y la militancia del Movimiento Evita.

Llegó hasta allí acompañado por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y los ministros de Obras Públicas, Gabriel Katopodis y de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, y se sentó en la mesa principal junto al anfitrión y jefe del Movimiento Evita, Emilio Pérsico.

«Tenemos un deber central como sociedad que somos, que es estar unidos, más unidos que nunca, aunque el otro piense distinto. Los primeros que tenemos esa obligación somos los que decimos formar parte del movimiento nacional y popular», expresó el jefe de Estado.

El mensaje con tono conciliador pareció tener como destinataria principal a la Cristina Kirchner, con quien se mantiene distanciado desde hace meses por diferencias en el rumbo económico.

La convocatoria a una tregua por parte de Fernández coincide con el alto al fuego de los referentes del kirchnerismo duro, que en la última semana cesaron sus críticas contra el Gobierno nacional.

Durante su discurso de 10 minutos, el mandatario recordó a Juana Azurduy y la asunción de Néstor Kirchner el 25 de mayo de 2003, hace exactamente 19 años.

«No dejen de pensar en la necesidad de estar unidos para que esa derecha maligna nunca más gobierne la Argentina. Celebremos con empanadas, con locro ¡Viva la patria!», arengó en los segundos finales de su mensaje.

Luego, el Presidente se subió al escenario y tomó una guitarra prestada, lo cual llamó la atención de los presentes, que lo aplaudieron con entusiasmo.

El momento fue captado por cámaras de celulares, y los videos se viralizaron en las redes sociales.

Un rato antes de Fernández había hablado Massa, quien al igual que el presidente también pidió por «la unidad en la diversidad» dentro del oficialismo.

«Sin soberbia, sin mezquindad, con unidad tenemos que construir esta fuerza que nos permita seguir gobernando la Argentina, no solo para lo queda de este mandato sino para los próximos 4 años», enfatizó el titular de Diputados, quien ya había acompañado por la mañana a Fernández al Tedeum en la Catedral Metropolitana.

El Movimiento Evita, aliado de Alberto Fernández, ya había organizado la semana anterior un encuentro de los movimientos sociales para recibir y respaldar al ministro de Economía, Martín Guzmán, en medio de los embates del kirchnerismo duro.

Al salir del club donde tuvo lugar el «locrazo», el Presidente fue abordado por la prensa y le preguntaron por la dimisión de Roberto Feletti en la Secretaría de Comercio Interior.

Al respecto, dijo que «el gobierno sigue» y que «no cambiará nada».

«Roberto lamentablemente decidió irse, trajimos una persona muy capaz, y el gobierno sigue», expresó Fernández.

«Cambió el secretario de Comercio porque Roberto se fue», señaló, para aclarar que nadie de su gobierno empujó a Feletti fuera del cargo que ocupaba. (NA)