Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

GERARDO CHAPINO ENCABEZÓ EL ACTO CENTRAL POR LA CELEBRACIÓN EN FEDERAL DEL DÍA DE LA BANDERA

La ceremonia comenzó pasadas las 10 de la mañana de este lunes sobre la calle Antelo, frente al edificio parroquial. El Presidente Municipal estuvo acompañado de la Senadora Provincial Nancy Miranda, entre otras autoridades. Alumnos de varias escuelas de la ciudad, prometieron lealtad a la bandera nacional. ESCUCHE EL MENSAJE DE CHAPINO.

Tras la llegada de la bandera nacional al centro de la plaza principal de la ciudad, llevada por un grupo de Bomberos Voluntarios de la ciudad; Chapino, Miranda, el Vicepresidente municipal Wetzel, junto a cuatro alumnos de cuarto grado, izaron el pabellón en el mástil del paseo público, mientras cantaban alumnos de la escuela municipal de Artes y Oficios, y se reproducía luego la marcha Aurora.

Se entonaron las estrofas del Himno Nacional, y luego la Marcha de Entre Ríos. Llegó enseguida la invocación religiosa del Cura Párroco Gabriel Drí, para escuchar posteriormente el mensaje principal del acto, el que estuvo a cargo del Presidente Municipal de Federal, Gerardo Chapino.

Culminado el discurso del Jefe de Gobierno de la ciudad, el Director Departamental de Escuelas de Federal, Santiago Krenz, tomo la promesa de lealtad a la bandera de alumnos del cuarto grado de varias instituciones educativas locales.

El acto concluyó con el retiro de las banderas de ceremonia, y sus respectivas formaciones, quienes desfilaron ante los presentes por el boulevard Antelo, al compás de la marcha a la bandera, e interpretaciones de estudiantes y profesores de la banda de música de la Escuela Municipal de Artes y Oficios.

EL DISCURSO DE GERARDO CHAPINO:

Manuel Belgrano nació en Buenos Aires; hijo de don Domingo Belgrano y Peri, y de doña María Josefa González Casero, producto de su educación en Buenos Aires aprendió las primeras letras, gramática latina, filosofía y teología para luego partir a España a estudiar la carrera de las leyes, recibiéndose de abogado en la cancillería de Valladolid.
Dice Belgrano en su autobiografía que las ideas de libertad, igualdad, seguridad, propiedad se apoderaron de él allá por 1789 estando aún en España, influenciado por la Revolución Francesa y los hombres de letras que lo rodeaban.
A los 23 años, el 7 de mayo de 1794, regresaba a su patria para hacerse cargo del consulado de comercio. No podían imaginar en España que aquel muchachito soñador y prometedor para los intereses reales se transformaría en una de las mayores pesadillas del imperio español en estas tierras.

Belgrano no sólo fue revolucionario, militar y creador de nuestra enseña nacional; sino que también fue un hombre de ideas visionarias, ideas que le permitieron pensar un país organizado. Belgrano, fue un luchador incansable por la independencia y por la soberanía: realizó grandes hazañas como el Éxodo jujeño, triunfó en las batallas de Tucumán y Salta y fue derrotado en Vilcapugio y Ayohuma. Cuando la nación comenzó sus primeros pasos hacia la soberanía fue uno de los revolucionarios de mayo. Cuando el Pueblo reclamó libertad, allí estuvo como un pilar de la independencia. Fueron suyas las causas más justas: promover la igualdad entre hombres y mujeres, difundir el valor de la educación pública, gratuita y de calidad, defender a los pueblos originarios, plantear otro esquema de distribución de la riqueza y fomentar el comercio, la industria y la agricultura como bases de una economía productiva, sin descuidar el respeto por la naturaleza.

Belgrano fue un hombre decidido y comprometido, al que no le importaron los obstáculos que tuvo que enfrentar para cambiar la realidad que vivía.

Belgrano vivía en un mundo que le parecía injusto; y decidió cambiarlo: “Sirvo a la patria sin otro objeto que el de verla constituida, ése es el premio al que aspiro”, supo decir alguna vez.

Murió en la pobreza, olvidado un 20 de junio de 1820 “Pienso en la eternidad, a donde voy y en la tierra querida que dejo…”

¡Hoy ustedes, queridos alumnos de los cuartos grados de las escuelas primarias de nuestra ciudad y colonia vienen a prometer lealtad a nuestra bandera, esa que Manuel Belgrano creó, esa que nos envuelve y enorgullece en los mundiales, esa bandera que nos cobija, nos hermana, nos une!

Los invito a honrar nuestra bandera y a su creador con pequeñas acciones: respetando al otro, aceptando y apoyando a quienes son diferentes, cuidando el medio ambiente: nuestra casa común, por poner algunos ejemplos.
Los invito a imitar a Belgrano siendo solidarios, comprometidos y responsables.

Dijo Belgrano en su lecho de muerte: “Yo espero que los buenos ciudadanos de esta tierra trabajarán para remediar sus desgracias”. Trabajemos incansablemente para que así sea. Buenos días.

Feliz día de la Bandera. Viva la Patria.

(Federal al Día)