Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

Federal: Buscan alternativas para rehabilitar el funcionamiento del Matadero Municipal

829

Desde hace un par de semanas, por Resolución del Ministerio de Agroindustria de la Nación, el Matadero Municipal de Federal está suspendido para faenar, ya que se le exige la incorporación de un moderno y muy caro equipamiento de monitoreo contable; inversión que agravaría aún más el déficit que produce su funcionamiento, que en febrero fue de más de 70 mil pesos. El pasado viernes el Jefe de Gobierno local, Chapino, junto a algunos de los funcionarios de su gabinete, se reunió con una decena de matarifes locales en la búsqueda de una solución al problema. El Vicepresidente Municipal, Rubén Wetzel, y la Secretaria de Gobierno y Hacienda, María Isabel Kessler, contaron detalles del encuentro, al tiempo que advirtieron que la Administración Chapino no está dispuesta a seguir absolviendo el déficit que arroja el funcionamiento del Matadero Municipal. ESCUCHE QUE DIJERON.

Audio Wetzel-Kessler (Duración 06´08″)

En el comienzo de la nota radial, el Vicepresidente Municipal, Rubén Alfredo Wetzel, aclaró que la situación deficitaria del Matadero Municipal viene de muchos años, estimando que parte del déficit está en los altos impuestos nacionales y provinciales que debe pagar el matadero, como también la reducida cantidad de reces que se faenan en el lugar. “Las exigencias nacionales son muchas, y ahora han exigido la instalación de una balanza electrónica con una cámara incorporada, para realizar un monitoreo contable, y no solo de la cantidad de animales que se faenan sino por el peso de los mismos, ya que no se puede carnear animales por debajo del pesos determinado; y la cantidad de matarifes que faenan allí son pocos, lo que no alcanza para cubrir los gastos que ello demanda”, explicó.

La Secretaria de Gobierno y Hacienda de la Administración Chapino, María Isabel Kessler, agregó que “con lo que se faena no alcanzamos a cubrir el funcionamiento del matadero”, al tiempo que informó que el Matadero Municipal tiene una autorización de funcionamiento hasta el mes de diciembre, “pero está suspendido de faenar por una disposición que viene del Ministerio de Agroindustria de la Nación, que exige que todos los mataderos y frigoríficos deben tener esta caja negra, como lo llaman ellos, que es un sistema de balanza y monitoreo constante”. La disposición dice que a partir del 1 de Marzo, quien no haya adquirido el controlador electrónico no podrá faenar. Se supo que la inversión que se necesita hacer es sumamente elevada.

“Esto no va en contra de nuestros carniceros, y a esto Gerardo (Chapino) siempre lo recalca, queremos que entre todos llegar a una solución para esto, pero nosotros como municipio no podemos seguir absorbiendo este deficit”, declaró la funcionaria al programa “Radio Sábado”, de Radio Integración 90.5.

Kesssler aseguró que a los matarifes, que acudieron a la reunión convocada por el Presidente Municipal el pasado viernes al mediodía, “también lo entienden, y les preocupa, porque ellos quieren que el matadero siga funcionando”; y es por ello que se analizaron diversas alternativas para salir del problema. Se estudian las posibilidades de que alguno, o algunos, de los matarifes se hagan cargo del funcionamiento del matadero, se constituyan en cooperativas, o se encuentre fuera de la ciudad quien pueda estar interesado en la actividad; “pero desde el municipio no podemos solventar más su funcionamiento”.

“Gerardo (Chapino) no les va a soltar la mano de golpe, y se los recalcó, donde él tenga que ir a acompañarlos para gestionar una solución siempre está dispuesto”, y continuó “a las instalaciones, como pasó con la planta láctea, no habría problema en darlas en comodato, pero habrá que establecer ciertas cláusulas que no perjudiquen a los matarifes y al municipio”

En cuanto al déficit de funcionamiento del Matadero Municipal, María Isabel Kessler explicó que “sumando todos los gastos de remuneración, cargas sociales, vacaciones, indumentaria, mantenimiento, papelería, energía eléctrica, seguros, combustibles, inspecciones sanitarias, los aranceles del IPCVA, y la administración de habilitación y reinscripciones, alcanzan a un gasto de $ 148.214,69; mientras que por los abastos de faena y transporte se recaudó aproximadamente $ 76.807,50; o sea que en el mes de febrero hubo un déficit de $ 71.407,19, con un registro de faena de 101 cabezas”. Con estos números está claro que debería duplicarse la faena para equilibrar las cuentas.

Los matarifes se habrían comprometido a presentar una propuesta en la semana que se inicia, que de no prosperar obligará a la administración municipal a analizar otras alternativas que tiene en carpeta; ya que no se está dispuesto a seguir absorbiendo un déficit que ronda los 800 mil pesos anuales.

En el final de la nota radial, Wetzel expresó que “lo importante es que ellos interpretaron que no hay nada en contra de los carniceros, porque se les mostro los números claros y queremos ayudar, y estamos a disposición de ellos, pero no queremos seguir perdiendo dinero”. (Federal al Día)