Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

FEDERAL: BUSCAN ACABAR CON EL DÉFICIT DE LA CAJA MUNICIPAL DE JUBILACIONES Y PENSIONES

Es inminente la elevación de un proyecto de Ordenanza al Concejo Deliberante, que apunta a ir subiendo paulatinamente el aporte personal jubilatorio hasta equipararlo con el que actualmente realizan los agentes en actividad del estado provincial. Desde hace alrededor de 2 años la Caja enfrenta un déficit mensual de más de 1 millón de pesos, que surge de la diferencia entre lo que se paga a casi el centenar de jubilados y lo que se recauda por aportes de los empleados y patronal del municipio.

FEDERAL AL DÍA supo que en una semana ingresaría al Concejo Deliberante de Federal un proyecto de Ordenanza del D.E.M., a solicitud del directorio de la Caja de Jubilaciones y Pensiones de la corporación, que apuntará al incremento de los aportes personales hasta llevarlos al mismo porcentaje que hoy contribuyen los agentes del estado provincial, o sea un 16 %.

El déficit de la Caja comenzó a reflejarse a partir de que los montos abonados a beneficiarios de Jubilaciones y Pensiones fueron superiores a los recaudados por aportes personales y patronales. Se ha sabido que este desequilibrio empezó a producirse desde hace alrededor de 2 años, incrementándose con el paso de los meses en virtud del incremento de las personas que accedieron a los beneficios.

Desde su creación, en el primer quinquenio posterior a 1990, la Caja de Jubilaciones fue recaudando importantes fondos, y acumulando cifras muy importantes, ya que en la primera década posterior a la creación de la Caja quienes se fueron jubilando en el municipio lo siguieron haciendo por el sistema provincial; por lo que la recaudación personal y patronal se fue invirtiendo en importantes propiedades inmuebles, y dineros en moneda nacional y dólares colocados a plazo fijo en entidades bancarias. La importancia de los recursos recaudados llevó también a que administraciones municipales radicales accedieran a recursos, los que destinaron a inversiones específicas, y en otros casos incorporaron al presupuesto general de recursos y gastos; los que devolvían a muy largo plazo y con tasas ostensiblemente inferiores a las de mercado. Lo mismo ocurría con los agentes municipales que accedía a préstamos con el mismo beneficio.

En los años en los que la percepción fue mayor o similar a los fondos recaudados no se detectaban inconvenientes de financiamiento, hasta que ese equilibrio se rompió cuando la Caja necesito encontrar los recursos faltantes, porque había comenzado el tiempo en el que se pagaba más en beneficios que lo que se juntaba en aportes, personal y patronal.

Se dice también que fueron las administraciones radicales quienes ayudaron a originar este inconveniente, ya que con el uso de Ordenanzas se estipuló estados de emergencia financieras permanentes, y extendidas en el tiempo, en los presupuestos municipales, llegando a reducir los aportes patronales hasta el 4 % (ejemplo: administraciones de Juan Carlos Lucchessi), elevándose al 8 % en la intendencia del radical Felipe Torres; hasta que la gestión de Gerardo Chapino (PJ) llevara los aportes al 12 %, equiparándolos entonces con el de los empleados. Esa diferencia de aportes patronales provocó un importante daño a las arcas de la Caja Municipal de Jubilaciones y Pensiones, a pesar de que por esos tiempos no se percibiera el daño.

Hoy la Caja necesita mensualmente casi 9 millones de pesos para abonar los beneficios jubilatorios y de pensiones a 95 beneficiarios, además de los sueldos de dos personas que prestan servicios a la institución; mientras recauda por aportes una suma de alrededor de $ 7.800.000,-, que la administración municipal deposita en tiempo y forma; surgiendo entonces un déficit de financiamiento de un poco más de 1 millón de pesos mensuales. Es de observar entonces que la Caja previsional del municipio se ha sumado a las del resto de las corporaciones municipales y estados provinciales, que sufren de déficit financieros, con la diferencia que en el caso de la local es multimillonario el capital con el que cuenta en patrimonio inmobiliario y depósitos en monedas nacional y estadounidense.

PROYECTO PARA ACABAR CON EL DEFICIT:

Según supo FEDERAL AL DÍA, el directorio de la Caja previsional municipal habría resuelto acudir al Departamento Ejecutivo Municipal, para que se elabore un proyecto de Ordenanza en el que se introduzca el aumento progresivo del aporte personal hasta llevarlo, desde el actual 12 %, al porcentaje final del 16%; equiparándolo con el que realizan los agentes del estado provincial.

El texto de la norma legal estaría terminado, quedando solo elevarlo para el tratamiento del Concejo Deliberante de la ciudad.

En el proyecto se estipularía que los aportes personales se incrementen en un 1% en cada oportunidad que el municipio pague aumentos de sueldos, a partir de su aprobación, hasta llegar al 4 % que llevaría el total de aportes al 16 %.

Se estimó que de este modo de déficit desaparecería.

EL RUIDO DE LA DESINFORMACIÓN:

Como en tantas cuestiones de la vida ciudadana local, suele haber expresiones que se hacen publicas erróneamente, algunas veces por desinformación, y en otras por la voluntad de incidir con malicia, o por mezquinos intereses político-partidario, en la creaciones de rumores que lleven a pensar, como en este caso, que la Caja Municipal de Jubilaciones y Pensiones está quebrada, lo que está absolutamente lejos de la realidad.

Suelen verse al respecto comentarios en redes sociales, mensajes a medios de comunicación, e incluso expresiones de dirigentes de la oposición sembrando dudas respecto de la administración de la Caja Municipal; tal el caso de un ex concejal radical que días pasados transmitió sospechas al respecto, reconociendo desconocer sobre el tema, y a sabiendas que tanto el oficialismo político, como la oposición, tienen similar representación en el directorio de la Caja, pudiendo entonces enterarse de la realidad por sus correligionarios, sin necesidad de sembrar malestar dentro de las familias municipales.

Días pasados, a raíz de los rumores, un grupo de empleados pidió una reunión con el Directorio para tener de primera mano información. El encuentro se generó a partir de una nota firmada por varias decenas de los aportantes, que hoy alcanzan a alrededor de 360, aunque al momento del encuentro fue infinitamente menor la presencia.

El mayor de los reclamos apuntaba a conseguir explicaciones del porqué de la interrupción de la entrega de préstamos de la Caja a los empleados; lo que se fundamentó en el desequilibrio de financiamiento relatado.

Cada años, y tal se dispone por Ordenanza, la Caja previsional municipal eleva al Concejo Deliberante un detallado informe de su funcionamiento, en el que se puede ver con claridad cuáles son los montos recaudados, cuantos los abonados a beneficiarios, cuantos los invertidos en propiedades inmobiliarias, y cuanto los recursos monetarios depositados en entidades bancarias y sus dividendos. Sera imprescindible que la ciudadanía, y especialmente los aportantes y beneficiarios del sistema, accedan a esa información; de modo de que queden despejadas todas las dudas que aparecen por desinformación, o muchas veces por la necesidad política de algún dirigente de intentar provocar sospechas que confundan a los agentes y al resto de la comunidad; no con el verdadero y legitimo sentimiento de preocupación, sino con el interés de dañar el prestigio de la institución y de quienes circunstancialmente la administran. (Federal al Día)