CONCEJALES DEL PJ DE FEDERAL EVITARON DESPEDIRSE CON UNA DERROTA

1.397

La reacción a tiempo de “operadores” políticos del peronismo local, hizo que los consecutivos e históricos resultados electorales conseguidos por el oficialismo en todas las elecciones que se realizaron este año, pudiera opacarse por el empecinamiento de llevar al recinto el despacho que proponía la sustitución del nombre de la calle Donovan por el de López Jordán, a pesar de no contar con los votos para conseguirlo. El proyecto presentado por el bloque del PJ el pasado 30 de octubre, quizá con los fundamentos necesarios y válidos para cambiar la actitud conservadora de una gran parte de la sociedad federalense, no había conseguido instalar el debate ciudadano para convencer y validar los verdaderos fundamentos que pudieran existir para reemplazar a Donovan por López Jordán; discutiéndose más de cuestiones administrativas que históricas. El “ruido”, solo el ruido de algunos sectores de la comunidad asustó a un par de ediles del oficialismo, que en las últimas horas habían decidido abstenerse de votar el proyecto de Ordenanza, a pesar de que alguno de ellos lo había firmado cuando se presentó.

La decisión de no llevar a la sesión ordinaria de este miércoles, la última del año y de la gestión de los actuales concejales, el despacho de la mayoría para poner a votación el proyecto de Ordenanza que disponía el cambio de nombre a la calle Donovan, fue “operada” durante la mañana para evitar una segura derrota en el recinto, puesto que de los seis integrantes del bloque del PJ, solo cuatro estaban dispuestos a votarlo, mientras dos se abstendrían. Uno de estos últimos había firmado favorablemente el texto cuando se presentó. A esto había que sumarle que era de público conocimiento que los cinco ediles de Cambiemos rechazarían la iniciativa oficial, salida del bloque mayoritario, pero sin el acompañamiento público de las principales referencias del peronismo local.

Cuando el martes se cerró el debate, luego de una fuerte disputa de “fundamentos” por parte de los concejales del PJ y Cambiemos, estaba claro que no habría los votos suficientes para lograr la aprobación del Proyecto de Ordenanza, ya que de los seis integrantes del Bloque Peronista había tres convencidos y uno que acompañaría por disciplina al bloque, mientras los otros dos anunciaron que se abstendrían. Esa misma noche el bloque de Cambiemos, con cinco integrantes, también dispuso ordenar que se confeccionara el despacho en minoría; el que de haberse puesto a consideración hubiera prosperado.

En la mañana del miércoles algunos consideraron que no se trataba de una simple votación, sino que podría opacar las consecutivas celebraciones del peronismo local por los rutilantes triunfos del presente año, tanto en las elecciones municipales, provinciales, como nacionales; y quizás también afectar la altísima imagen pública del reelecto presidente municipal de Federal, Gerardo Chapino. Peor aún si esto ocurría por “el ruido” público que provocaron algunos miembros de la sociedad local, considerados muchos de ellos como “impresentables, otros desprestigiados, y otros figuretis”, pero que lograron motivar a algunos sectores de la comunidad, fundamentalmente a los más conservadores; evitando que el debate se diera por el lado de los fundamentos históricos que promovían el reemplazo del nombre de la calle Donovan, impulsando los presuntos inconvenientes administrativos que esta decisión acarrearía a los vecinos de la arteria.

Apenas pasado el mediodía del miércoles, y a pesar del disgusto resignado de quienes impulsaban el proyecto, un miembro del bloque peronista había conseguido convencer a los ediles de la oposición para que los despachos no fueran llevados a la sesión, haciendo que el debate se postergue para los próximos años y para la nueva integración del HCD de Federal. Esta decisión sorprendió al grupo de vecinos que se llegaron al recinto “Presidente Raúl Alfonsín” para presionar con su presencia a que no se cambiara el nombre a la Donovan, y permanecieron hasta el final de la sesión ordinaria, sin saber que al menos temporalmente ya habían conseguido su objetivo.

En la lectura de los comentarios publicados en las redes sociales se pudo interpretar que algunos consideraron lo ocurrido como un triunfo del sector movilizado; aunque algunos de ellos opinaron lo contrario, ya que creen que al seguir el proyecto en la comisión puede ser reflotado y aprobado en cualquier momento, más aún si se tiene en cuenta que el número de ediles oficialistas aumentará, y los de la oposición disminuirán. Alguno de los “movilizados” opositores al proyecto hizo trascender su disconformidad por la actitud del bloque pro-radical de retirar su despacho, ya que hubiera conseguido su aprobación, provocándole un duro revés al oficialismo, y cerrando definitivamente el debate por el cambio de nombre de una de las arterias principales de la ciudad; el que de esta manera seguirá abierto.

En el cierre de las actividades del año, y en la última sesión ordinaria del año, quien en los últimos cuatro años fuera el presidente del bloque del oficialismo, Walter Sirtori, dijo, refiriéndose al proyecto de cambio de nombre de la Donovan por López Jordán, “les dejamos un debate absolutamente rico, para seguir, esto tanto para los que están a favor y en contra del cambio de nombre de la calle Donovan, se lo dejamos al nuevo Concejo Deliberante para que puedan continuar este proceso, que se fue enriqueciendo con un debate interesante de la ciudadanía”.

Quedará por ver si en el futuro se renueva la idea de continuar con la cuestión, o si como creen algunos se cerró para siempre. Solo con el paso del tiempo se podrá encontrar esta respuesta. (Federal al Día)