Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

VARISCO, CONDENADO Y DETENIDO

332

El Tribunal Oral Federal de Paraná le impuso al ex intendente una pena de seis años y seis meses de prisión como partícipe de actividades de comercio de estupefacientes. Sergio Varisco quedó bajo arresto domiciliario. También fueron condenados el ex concejal Pablo Hernández y la ex policía Griselda Bordeira.

Bajó el martillo y el veredicto dice culpable. El ex intendente Sergio Varisco fue condenado por haber participado en actividades de comercio de estupefacientes y el Tribunal Oral Federal de Paraná le impuso una pena de seis años y seis meses de prisión y el pago de una suculenta multa de 200.000 pesos.

Los jueces Lilia Carnero, Roberto López Arango y Noemí Berros dispusieron además la prisión preventiva de Varisco, aunque bajo la modalidad de arresto domiciliario, tal como había solicitado el fiscal, teniendo en cuenta sus problemas cardíacos y la reciente operación de cadera. El tribunal consideró que el dirigente radical “tuvo y sigue teniendo poder territorial, medios, estructuras materiales y humanas que pueden favorecer su extrañamiento del proceso”. El tribunal, además, inició el trámite para colocarle al ex intendente una tobillera electrónica a fin de controlar el cumplimiento de la medida.

Varisco escuchó el veredicto en el hall del tribunal oral, junto con el resto de los imputados, frente a un televisor que retransmitía lo que ocurría dentro de la sala de audiencias. Luego hizo una breve declaración en la que reiteró su inocencia, calificó de “absurda” la acusación y dijo que no tiene recursos para financiar el narcotráfico.

El ex intendente estaba acusado de haber aportado los fondos para el relanzamiento de la organización narcocriminal encabezada por Daniel Celis. ¿De qué manera? Mediante la entrega de una suma de dinero en efectivo y contratos en la Municipalidad para personas allegadas al jefe de la banda de narcotraficantes. Sin embargo, Varisco terminó condenado como partícipe necesario del delito de comercio de estupefacientes, lo que fue rechazado también por su defensor, Rubén Pagliotto, que también cuestionó la prisión preventiva que se dispuso para el dirigente radical: “El tribunal acaba de consagrar la ‘doctrina Irurzun’ y dictaminó que Varisco debe quedar bajo arresto domiciliario hasta que la sentencia quede firme porque tiene el poder residual suficiente y la estructura para evadir la condena”.

Además, los jueces decidieron remitir a la fiscalía de primera instancia una denuncia que hicieron los abogados Pagliotto y Miguel Ángel Cullen en su alegato, a la que también hizo referencia Varisco en sus últimas palabras, sobre una propuesta que supuestamente les hiciera la ministra Patricia Bullrich para que Varisco “entregara” al ex concejal Pablo Hernández y la ex policía Griselda Bordeira, y así quedar desvinculado de la causa judicial.

También fueron condenados el ex concejal Hernández y la ex policía y ex funcionaria Bordeira, que recibieron penas de cinco años de prisión –continuarán detenidos bajo arresto domiciliario– y deberán pagar una multa de 37.500 pesos.

Del mismo modo, fue condenado Daniel Andrés Celis, líder de la organización narcocriminal a la que se vincularon los funcionarios municipales. En su caso, recibió una pena de trece años de prisión y se le impuso una multa de 250.000 pesos.

También fueron condenados otros veintidós integrantes de la organización, por el aterrizaje de una avioneta cargada con más de trescientos kilos de marihuana y por haber colaborado en el relanzamiento de la banda narcocriminal a partir de un nuevo acuerdo de financiamiento con funcionarios municipales. La mayoría recibieron prisión domiciliaria hasta que la sentencia quede firme y cuatro de ellos quedaron en libertad. Otras seis personas resultaron absueltas: Hernán Rivero, Renzo Bertana, Miguela Valde –el hijo y la madre de Celis–, Patricio Larrosa, la curandera María Esther Márquez y el agente de tránsito Alan Viola.

Asimismo, se dispuso el decomiso de la avioneta Cessna 210A en la que se transportaron los 317 kilos de marihuana que la Policía Federal incautó en un campo de Colonia Avellaneda, un automóvil Honda Fit y un Volkswagen Vento, ambos pertenecientes a Miguel Ángel Celis; una Toyota Hilux que utilizaban los hermanos José y Omar Ghibaudo, dueños del campo; una Ford F-100, de Luis Orlando Céparo; una Chevrolet S-10 perteneciente a José Marcial Caballero; un automóvil Chevrolet Cruze, propiedad de Eduardo Celis, hermano de Tavi; un automóvil Peugeot 307 y dinero en efectivo. (paginajudicial)