Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

EN EL ÚLTIMO AÑO DE MACRI LA INDUSTRIA CAYÓ 6,4% Y LA CONSTRUCCIÓN 7,9%

195

En diciembre la industria rebotó 1,1%. De todos modos el repunte, dejó a la actividad 13,5% por debajo de igual mes de 2017.

La industria terminó 2019 con una caída acumulada del 6,4%, informó este miércoles el Indec. La caída fue menor a la que se preveía un mes atrás gracias a que en el mes de diciembre las manufacturas rebotaron 1,1% en relación a igual mes de 2018. Así y todo, el nivel de actividad sectorial quedó 13,5% por debajo del nivel de 2017.

El dato muestra que, en términos desestacionalizados, la industria manufacturera mostró en el último mes del año un avance del 1,2% mensual desestacionalizado. Los sectores que traccionaron el rebote fueron la industria alimentaria, la de la madera y la industria del mueble, en tanto que otros sectores quedaron cerca de equiparar la marca del diciembre previo como la refinación del petróleo (0,2%) y minerales no metílicos y metálicas básicas (-0,9%).

En cambio, otros rubros continuaron en caída, tal y como la industria automotriz que en diciembre anotó una caída del 14,7% con la que cerró un año para el olvido: en 2019 su nivel de actividad se desplomó 24,1% en la comparación con el año previo. Otro tanto sucede con los productos de metal, maquinaria y equipo que retrocedieron 6% en diciembre y 11,9% en todo el año.

Si la industria cayó 6,4% en 2019, la construcción se desplomó 7,9% en 2019 y no contó con un rebote que amortiguara la caída hacia fin de año. Por el contrario, en diciembre anotó una caída desestacionalizada del 7,3% mensual y quedó en el nivel más bajo desde 2009.

La peor baja en el sector estuvo vinculada con la construcción pública. Por ejemplo, las ventas de asfalto -insumo típico del sector público- cayeron 47% en la comparación con diciembre del año anterior.

«Por su parte, si se analizan las variaciones del acumulado durante 2019 en su conjunto en relación a igual período del año anterior, se observan bajas de 17,2% en artículos sanitarios de cerámica; 16,7% en asfalto; 11,6% en hierro redondo y aceros para la construcción; 10,6% en mosaicos graníticos y calcáreos; 9,6% en hormigón elaborado; 9,5% en pisos y revestimientos cerámicos; 8,2% en ladrillos huecos; 7,9% en el resto de los insumos (incluye grifería, tubos de acero sin costura y vidrio para construcción); 7,6% en cales; 7,4% en placas de yeso; 6,8% en cemento portland y 6,3% en pinturas para construcción. Mientras tanto, se observa una suba de 8,6% en yeso», detalló el Indec.

Como consecuencia de la mala performance sectorial, los datos al mes de noviembre ya mostraban una caída interanual acumulada durante los primeros once meses del año del 4,4%.

«La variación interanual al mes de noviembre (presenta un retraso de un mes con respecto al índice de la construcción) fue de -9,2%, muy por encima del acumulado anual (-4,4%), lo cual da cuenta del impacto sostenido en el empleo asociado a la construcción, una actividad intensiva en mano de obra», detalló Javier Alvaredo, economista de ACM.

«Los datos de actividad de diciembre convalidan en la construcción la continuidad del ciclo recesivo y lo afirmado en informes anteriores en cuanto a la baja probabilidad que existen de una reversión del ciclo recesivo en este sector. En el caso de la industria la caída parece haberse detenido con alguna recuperación de determinados rubros como el Textil, Alimentos y bebidas y Maquinaria. Sin embargo resulta prematuro anticipar un crecimiento sostenido en la industria luego de dos años consecutivos de retracción donde la industria alcanzó niveles de producción de 2009. En el caso de la construcción, las anteriores recesiones en este sector han tenido una duración de entre 10 y 14 meses, lo cual demuestra el carácter inercial de este sector. En esta oportunidad desde ACM creemos que la recesión del sector se extenderá más allá de estos 16 meses y continuará hasta que el panorama macroeconómico se estabilice, para lo cual es condición necesaria la renegociación exitosa de la deuda pública. Esto despejaría la incertidumbre financiera para el resto del año y mejoraría las condiciones de financiamiento del sector privado», concluyó.