Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

PARANÁ: ALMACENERO ADVIRTIÓ QUE ES “INSOSTENIBLE” LA COMPETENCIA CON LOS SUPERMERCADOS

320

“El que viene con mayor poder de resolución, de aguante, a nosotros nos mata”, lamentó un pequeño comerciante, y bregó para que los clientes apoyen la compra de productos regionales.

Lucio es dueño de una despensa ubicada sobre Avenida Don Bosco, a metros de Avenida Ramírez y frente a un “mini-market” de la cadena Día. El pequeño comerciante vio con buenos ojos el anuncio de la comuna para frenar la instalación de “mini-markets” en la ciudad, y reveló cuáles son las claves para mantener su negocio frente a la competencia.

“No es fácil, pero hay que lograr que los vecinos entiendan que esto es regional, es nuestro, no es de Buenos Aires, ni de afuera. Lo que se vende acá es de la zona, ya sea la fruta, la verdura, los productos de ave y la panificación”, remarcó el almacenero.

“Todo lo que sea producto regional, es bienvenido. Le damos apoyo. Y lo que viene de ayuda, primero lo miramos y después vemos”, comentó.

En Paraná, hay 23 locales de la cadena DIA y más de 60 de origen asiático.

Al respecto, el director general del área de Habilitaciones de la Municipalidad, Orlando Gómez, había adelantado a Elonce TV que se está trabajando en una reglamentación para frenar la instalación de supermercados y autoservicios, debido a las empresas o cadenas que pueden llegar a asentarse en la ciudad. El objetivo de la normativa que se plantea es la de proteger al comercio local.

La despensa de Lucio es de escasos metros cuadrados, es que según indicó, debió reducir espacios, por la misma competencia. Un Día ubicado enfrente.

“Por la competencia se hace insostenible. El que viene con mayor poder de resolución, de aguante, a nosotros nos mata y hace que la despensa sea más chica. Alcanza para zafar, pero nada más”, reconoció.

El negocio de DIA se encuadra dentro de la fórmula comercial de tienda de descuento. Sigue una política de reducción de precios que logra mediante una disminución de sus costos. Además, el negocio está fuertemente apalancado en una cantidad limitada de marcas y de productos de marca propia. También, la cadena también se expande a través de un modelo de franquicias.

A lo que el despensero lamentó: “Cada cinco o diez cuadras tenés un supermercado. Y es imposible que accedamos a las promociones que tienen ellos”.

“Amor, garra y trabajo”

Cuando se le preguntó al comerciante por qué cree que el cliente elige comprarle el mismo producto y más caro, este apuntó a la inmediatez de la atención.

“Es por cómo se trata el cliente, si viene y sale con rapidez, si se lo atiende bien y el producto es bueno, siempre buscará la forma de que se lo atienda en el negocio del barrio, y no en el supermercado”, destacó.

De hecho, una clienta suya argumentó que elige comprar en la despensa, no solo por la cercanía a su casa, sino porque, “es más rápido venir a la despensa, que hacer la cola en el supermercado”.

Respecto de las modalidades de pago, Lucio reconoció que la tarjeta de débito no es un condicionante para las ventas, y reveló que, “la libretita sigue vigente porque es una manera de ayudar al cliente, y lo favorece. Mientras favorezca al cliente, nos favorece a nosotros”.

Una despensa se mantiene “con mucho amor, y trabajo”.

“La permanencia, el estar es muy importante, de lunes a domingos, de mañana, tarde y noche. Eso de que por que hoy es feriado? no va! La atención tiene que ser permanente, el estar significa crecer”, instó el despensero.

El hombre atiende solo, sin empleados. “Si bien es necesario, cuesta mantenerlo y no puedo. Se hace lo que se puede, hay que meterle fuerza, garra y corazón. No hay otra”, argumentó.

Finalmente remarcó que, “un día que no abre el supermercado, las ventas aumentan un 40%”. (Elonce)

A %d blogueros les gusta esto: