Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

EN PARANÁ CRECE LA VENTA DE LECHE CRUDA: LOS CUIDADOS A TENER

159

Ante el precio del litro de leche en supermercados, muchos optan por comprar leche adquirida en tambos, cuyo precio ronda los $30. «En Paraná hay mucha gente que vende», dijo Damián, que vende unos 100 litros por semana.

Ante la suba de precios de los productos de la canasta básica alimentaria, el acceso a una buena alimentación se complica para muchas una familia en Argentina. Algunos de los productos básicos resultan inaccesibles y entre ellos se destacan los lácteos, que subieron por encima de la inflación media en los últimos años.

En lo que respecta a la leche, según datos del Ministerio de Agroindustria, el consumo se redujo en el último año y ante el precio que se paga por litro en los supermercados, mucha gente está volviendo a comprar leche suelta en botellas o damajuanas.

Según pudo saber Elonce TV, en la ciudad de Paraná hay muchas personas que revenden leche suelta que compran directo de los tambos de la zona, y la demanda es cada vez mayor.

Tal es el caso de Damián, quien dos veces por semana va hasta un tambo en la zona de Tezanos Pinto y la revende a vecinos y conocidos. Según contó, «empecé a comprar para consumo personal a un amigo que vende leche directa del tambo y después vecinos y conocidos me empezaron a pedir». Entonces pidió a su amigo el contacto del tambo y comenzó con el negocio.

Damián vende el litro de leche a 30 pesos. «Creo que es un precio justo», dijo. Y contó la logística: «Voy al tambo en mi vehículo particular y busco la leche que transporto en bidones de 20 litros. La leche sale refrigerada del tambo y cuando la llego a casa la refrigero otra vez; después la gente viene a mi casa a buscarla».

«Me dicen que es muy barata y por eso me compran. Sé que hay otros revendedores que la tienen más cara, pero a mí me sirve venderla a ese precio», destacó.

Sobre las recomendaciones a la hora de consumir leche cruda, el hombre dio cuenta que «lo primero y principal es hervirla y después conservarlas en botellas. Esta leche, una vez hervida te dura hasta 8 días en la heladera, hay gente que la friza». También «hay quienes aprovechan la gordura para hacer manteca, y me han comentado que hasta hacen ricota».

Damián tiene clientes fijos, principalmente familias numerosas que compran desde 5 litros hasta 10 o 15 litros por semana.

Consultado sobre el precio que paga en el tambo, explicó que «nos venden la leche al precio que ellos quieren o al que pretenden ganarle, y nos pueden vender a un costo más alto de lo que le pagan los productores grandes de leche, por eso les conviene vender así. En el tambo donde voy hay mucha gente que también compra para revender y para consumo personal. En Paraná hay mucha gente que vende», afirmó. En su caso particular, vende como mínimo unos 100 litros por semana.

PARA TENER EN CUENTA

La ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) recomienda no consumir leche sin pasteurizar. Si por algún motivo tuviera que hacerlo, deberá calentar la leche hasta que levante el hervor, y bajar el fuego manteniendo la temperatura durante diez minutos. Luego, debe conservarse en heladera y consumirse dentro de las 24 horas.

AL HERVIR LA LECHE:

? Para obtener garantías higiénicas, la ebullición en la leche hervida debe producirse a una temperatura aproximada de 100º C.

? El hervor debe ser de 10 o más minutos.

? Tapar la leche después de hervir, enfriar rápidamente y refrigerar luego.

? Para evitar residuos químicos, hervir en recipientes de aluminio o, preferentemente, de acero inoxidable.

? No utilizar recipientes de aluminio para conservar la leche, ya que este material desprende sustancias químicas.

? La leche cruda sin control sanitario puede ser perjudicial para la salud, en especial cuando la misma es recogida en envases que no son aptos para contener alimentos.

Los envases en los cuales se recoge leche o cualquier producto alimenticio deben estar limpios, y debe cuidarse especialmente que no hayan sido utilizados para lavandinas, detergentes, venenos, etc.

A %d blogueros les gusta esto: