Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

AHORA MACRI PONE EN DUDA EL PUENTE PARANÁ-SANTA FE

260

Iba a marcar su gestión en la historia de la región. Debía licitarse en 2017 y Nación la postergó para 2018. Pero debido a la crisis financiera el presidente lo suspendió, junto a todas las nuevas obras de Participación Pública Privada.

Por efecto de la suba del riesgo país y el encarecimiento del crédito internacional, el gobierno de Mauricio Macri frenó el programa de Participación Público Privada (PPP) para financiar obras públicas y reconsiderará “nuevos criterios” de financiamiento. Entre los proyectos que cayeron fruto del descontrol cambiario y sus consecuencias se encuentra el puente Paraná-Santa Fe.

Si bien bajo esta modalidad los recursos los aportan los inversores privados -que luego recuperan con peajes y otros modos- las altas tasas de financiamiento con el aumento del riesgo país hacen actualmente inviable el negocio. Es por ello que los PPP se suspendieron hasta un mejor escenario macroeconómico. La noticia aún no fue confirmada por el gobierno pero se da por hecho en la prensa especializada en base a fuentes oficiales.

Si la situación macroeconómica mejora, podría regresar la modalidad de los PPP. El cambio de criterio y el freno se decidió este lunes entre el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne; y el asesor presidencial Gustavo Lopetegui, quien contaba con el visto bueno de Mauricio Macri.

Hay que decir que las expectativas entre paranaenses y santafesinos por la histórica megaobra de conexión vial fueron mutando hacia el escepticismo: la licitación fue anunciada y re-anunciada varias veces, incluso el puente fue incluido en el proyecto de presupuesto nacional 2019, y nunca se acercó su realización concreta.

Desde 2016 distintos funcionarios del gobierno nacional y hasta el propio presidente Mauricio Macri habían indicado que el puente iba a ser licitado en setiembre de 2017, como parte de la tercera etapa de llamado a licitaciones. Ese plazo fue luego pospuesto para el semestre junio-noviembre de 2018.

“Hoy la obra pública dejó de ser un sinónimo de corrupción. Gracias a los ahorros a partir de licitaciones transparentes se ahorraron en el área de Transporte 32 mil millones de pesos. Ese dinero alcanza para construir el puente Chaco-Corrientes que tanto esperamos y el puente Santa Fe-Paraná”, había anunciado el presidente en su discurso de apertura del año legislativo el 1º de marzo de 2017.

Con los nuevos tiempos de las licitaciones, Vialidad Nacional reorganizó las tres etapas de las obras PPP para entre noviembre 2017 – abril 2018; febrero – julio 2018; y la última, en la que debería haber estado incluido el puente, entre junio y noviembre de este año.

La inversión prevista para el puente Paraná-Santa Fe era de 650 millones de dólares en cuatro años, aunque se estimaba que ese monto podría elevarse a 900 o 1.000 millones de dólares, y otros 21 millones de dólares en obras complementarias, como la nueva circunvalación de Paraná.

Promesa caída

Los PPP son la gran (y acaso única) apuesta del gobierno de Macri para mantener la obra pública con ritmo en 2019, cuando está previsto un feroz recorte de los gastos de capital del Estado nacional. Con aportes privados, la Casa Rosada preveía compensar el ajuste. Pero la crisis cambiaria y el escándalo de los cuadernos complicaron seriamente la viabilidad de los proyectos.

A %d blogueros les gusta esto: