Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

EL MACRISMO QUEBRÓ LA TENDENCIA A LA REDUCCIÓN DE LA POBREZA

122

Según el último informe publicado por el INDEC, el porcentaje de personas que viven en hogares con ingresos por debajo de la línea de pobreza ascendió al 27,3% en el I semestre 2018, un incremento de 1,6 puntos porcentuales frente al 25,7% registrado en el II semestre de 2017. Por su parte, el porcentaje de personas que viven en hogares en situación de indigencia se mantuvo estable durante el mismo período mencionado.

¿Qué factores se encuentran detrás de este proceso? Cabe destacar la pérdida de poder adquisitivo de los ingresos per cápita familiares de los hogares -en particular de aquellos situados en los deciles más bajos de la distribución- durante el I semestre de 2018 en comparación al último semestre del año anterior. Ahora bien, esta retracción en el semestre se explica por un comportamiento muy disímil bajo los dos trimestres que lo componen: mientras que el primer trimestre presentó tendencias positivas en términos de condiciones de vida y del mercado de trabajo, el segundo trimestre evidenció un contexto más recesivo en lo que respecta a estos indicadores.

En efecto, el comportamiento de los ingresos de los hogares se comprende en función de lo que ocurre en el escenario laboral y en relación con las transferencias contributivas y no contributivas del sistema de protección social. Por un lado, con respecto al mercado de trabajo -que es, a nivel agregado, principal fuente de ingreso de los hogares-, los datos correspondientes al II trimestre de 2018 exhiben una tendencia desfavorable en la tasa de desocupación, una pérdida de empleo asalariado privado registrado, un incremento de la precariedad laboral y un aumento de la oferta de fuerza de trabajo (expresada en el incremento de la tasa de actividad, que puede comprenderse en el contexto de caída del salario real). Por otro lado, en relación con las transferencias de ingresos del sistema de protección social (jubilaciones, pensiones no contributivas, AUH), la aceleración de la inflación durante el I semestre del 2018 habría limitado el impacto de los incrementos otorgados sobre el presupuesto de los hogares.

A manera de conclusión general, más allá de la intensidad del incremento observado en las tasas de pobreza e indigencia, se advierte un quiebre de la tendencia a la reducción que se había iniciado a partir del año 2017.

* Director del Observatorio de Deuda Social de la UCA.

A %d blogueros les gusta esto: