Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

EL EMPLEO FORMAL SIGUIÓ EN BAJA EN ABRIL: HUBO 203.900 TRABAJADORES REGISTRADOS MENOS QUE UN AÑO ATRÁS

97

Son datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) que difundió el Ministerio de Producción y Trabajo. El sector privado tuvo una pérdida de 164.000 trabajadores dentro de los cuales sólo crecieron los de casas particulares. El agro mostró crecimiento por la cosecha, pero la industria, el comercio y la construcción siguen en baja. El salario real cayó 9,9% en abril.

El empleo registrado volvió a mostrar en abril cifras negativas en términos interanuales, pero también estabilidad en la variación mensual, tendencia que se viene repitiendo durante los últimos cuatro meses. Sin embargo, a nivel desagregado por modalidad de ocupación principal, cayeron respecto de marzo los asalariados del sector privado y los autónomos, mientras que crecieron los monotributistas y los trabajadores de casas particulares.

Los datos fueron informados por el Ministerio de Producción y Trabajo de acuerdo a los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). Durante el cuarto mes del año el total de trabajadores registrados ascendió a 12.113.900, 203.900 menos que en abril de 2018, aunque con respecto a marzo, la variación fue de 0%. Desde el Gobierno, valoraron que «hubo una pequeña desaceleración respecto de la caída de 1,8% registrada en marzo», precisó la directora nacional de Análisis y Estadísticas Productivas, Belén Rubio.

Los trabajadores del sector privado ascendieron a 8.593.100, que implica 164.000 menos que en abril del año pasado (-1,9%) y 8.000 menos que en marzo (-0,1%). Dentro de esta categoría, los únicos que crecieron en términos interanuales y mensuales fueron los trabajadores registrados de las casas particulares, que crecieron en 16.800 frente a abril de 2018 y 2.200 respecto de marzo.

Los asalariados del sector privado cayeron 2,2% respecto del mismo período del año pasado (hay 141.000 menos y se ubicaron en 6.138.700) y 0,2% (10.800 trabajadores menos) frente al mes previo. Según consignó el subsecretario de Desarrollo y Planeamiento Productivo, Bernardo Díaz de Arlarloa, se está «observando un retraso en los registros de trabajadores», que «puede deberse a que las empresas que no pueden pagar -los aportes- esperen para hacer el formulario 931». «Estamos viendo un atraso superior a lo normal», remarcó el funcionario.

La cosecha impactó favorablemente en el empleo del sector agrícola-ganadero, que incorporó 8.500 trabajadores respecto de abril del año pasado (+2,6%) y 6.700 frente a marzo (+2,1%). Se suma a los rubros de pesca y canteras y minas que ya venían mostrando un repunte en los meses previos. Ambos sectores volvieron a crecer 1,2% y 3,7%, respectivamente, en términos interanuales.

Los asalariados del sector privado cayeron 2,2% respecto del mismo período del año pasado (hay 141.000 menos y se ubicaron en 6.138.700) y 0,2% (10.800 trabajadores menos) frente al mes previo.

La actividad manufacturera y el comercio son los dos rubros que siguen mostrando bajas interanuales más importantes: 5,4% y 3,9%. Es decir que la industria tenía en abril 1.119.700 trabajadores registrados, 64.200 menos que un año atrás. Respecto de marzo, la merma fue de 0,5%, es decir, 5.800 trabajadores. En tanto, el sector comercio y reparaciones tenía 1.129.700, 45.200 menos que en abril de 2018 y 3.800 menos que en marzo. La construcción, en tanto, también sufrió una disminución de los trabajadores registrados. Perdió en abril 9.700 frente a abril del año pasado y el total se ubicó en 455.100. Frente a marzo, la baja fue de 2.000 (-0,4%).

Si se considera la evolución del trabajo registrado del sector privado por provincia, se destaca que Neuquén y Santa Cruz son las dos que mostraron un aumento del empleo en términos interanuales. En el primer caso, creció 5,2% debido al efecto de Vaca Muerta, mientras que en el caso de Santa Cruz, se debe al crecimiento de la actividad pesquera.

A su vez, los monotributistas ascendieron a 1.561.100, 34.900 menos que hace un año (-2,2%), pero 1.200 más que en marzo (0,1%). En el caso de los autónomos, había hasta abril 395.300; también hubo una caída de 4.900 en términos interanuales (-1,2%) y de 600 trabajadores frente al mes anterior (-0,1%).

Los trabajadores registrados del sector público crecieron no sólo frente al año pasado sino también en la medición mensual desestacionalizada. Había hasta abril 3.162.300, 18.800 más que en abril de 2018 y 11.100 más que en marzo. A su vez, los monotributistas sociales cayeron 14,1% interanual (58.700 menos) pero crecieron respecto del mes anterior 0,1%, es decir, 200 trabajadores más.

Los trabajadores registrados del sector público crecieron no sólo frente al año pasado sino también en la medición mensual desestacionalizada. Había hasta abril 3.162.300, 18.800 más que en abril de 2018 y 11.100 más que en marzo
Para el Gobierno, hay varios datos que muestran que «la tendencia estaría pegando la vuelta», remarcó Díaz de Astarloa.

En primer lugar, la estabilización del nivel de trabajadores registrados en la medición mensual desestacionalizada en los últimos cuatro meses; por otro lado, hay seis sectores que mostraron crecimiento interanual; también en 10 provincias el empleo crece o se mantiene estable; y por primera vez en seis meses mejoran las expectativas de empleo para los próximos tres meses.

Sueldos, todavía en baja

En cuanto a las remuneraciones de los asalariados registrados del sector privado, la mediana se ubicó en abril en $31.719 (+37,2% interanual) y el valor promedio fue de $40.911, que implica una suba del 40,4% respecto de abril de 2018.

En términos reales, la remuneración promedio deflactada con el IPC GBA y el IPC Nacional refleja una caída del 9,9%. Es decir que el sueldo promedio de abril todavía reflejaba una pérdida de casi 10% del poder adquisitivo. (infobae)

A %d blogueros les gusta esto: