Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

CASO YADÓN: LA POLICÍA BUSCA A “EL GITANO” Y “EL CEBOLLA” Y SOSPECHA DE UN CRIMEN PASIONAL

296

Es la hipótesis principal de las fuerzas de seguridad porque usaron su auto, su arma y estaban borrachos.

La Policía identificó a los autores del homicidio de Miguel Yadón, asesor de diputado radical riojano Héctor Olivares, ambos atacados a balazos en la mañana de este jueves en la plaza del Congreso.

Juan Jesús Fernández, alias “El Gitano”, es el hombre de 42 años que manejaba el Volkswagen Vento y era acompañado por su sobrino, apodado “El Cebolla”.

Luego de disparar 13 balazos diez minutos antes de las 7 de la mañana, El Gitano condujo el Vento, que está a su nombre, a una cochera ubicada en Bartolomé Mitre al 1400. Allí guarda el auto todos los días y fue reconocido por los dueños del garage, que entregaron las filmaciones de las cámaras de seguridad. En ellas se puede ver a El Gitano saliendo de la cochera en estado de ebriedad.

Fuentes policiales anticiparon a LPO que todo indica que es un caso pasional. Para sostener esa hipótesis explican que El Gitano fue acompañado por su sobrino, en un auto registrado a su nombre y con su arma y en un estado de notoria ebriedad. Por ese motivo tienden a descartar la hipótesis de un “sicario” como se especuló apenas cometido el crimen. En ese mismo sentido los policías descartan el móvil político y aseguran que el diputado Olivares tuvo la desgracia de estar en la línea de tiro.

La policía está rastrillando los domicilios de ambos y de sus familiares, y creen que tienen un delay de media hora respecto de los asesinos. En ese marco fue detenido un tercer hombre, Rafael de la Santísima Trinidad Cano Carmona, de 50 años, que tiene una cédula azul a su nombre que estaba dentro del vehículo y sería cuñado de El Gitano.

Ni El Gitano ni el Cebolla tienen antecedentes penales. Fuentes policiales aseguraron a este medio que en las últimas semanas hubo tres allanamientos importantes relacionados a la “mafia gitana”: uno en Junín, otro en Rosario y otro en Neuquén. Estas mafias se dedican al robo de autos, a secuestros con la modalidad de “la llorona” y a robos en casas.

El caso significó otro contrapunto entre Patricia Bullrich y la Ciudad. La ministra de Seguridad le aseguró a las fuerzas que estaba persiguiendo al Vento por la ruta 2 pero le avisaron que el vehículo se encontraba en la cochera de Mitre al 1400. (LPO)

 

A %d blogueros les gusta esto: