Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

ALBERTO TANTEA A MASSA PARA LA PROVINCIA Y MACRI APELA A SCHIARETTI PARA RETENERLO

97

La Rosada opera para que sea candidato a presidente en Alternativa Federal. Los K le ofrecen otras tres opciones.

Alberto Fernández tentó a Sergio Massa para que sea su candidato a gobernador en la provincia de Buenos Aires y en la Rosada están trabajando para que esa sociedad no se concrete.

El líder del Frente Renovador es la figura más buscada luego del anuncio de la fórmula que hizo Cristina Kirchner el sábado pasado. En el kirchnerismo creen que con Massa de candidato en la provincia podrían asegurar un triunfo en primera vuelta contra Mauricio Macri.

Sin embargo, Massa estira su definición y en el albertismo no entienden su demora, ya que creen que su candidatura prácticamente lo catapultaría a la gobernación, habida cuenta de que Cristina le saca 10 puntos a Macri en la provincia.

En el kirchnerismo, sin embargo, prefieren que el candidato a gobernador sea Axel Kicillof, en lo que acaso sea la primera divergencia con Alberto. A Massa, sin embargo, lo quieren adentro y le ofrecen un menú con tres opciones: que enfrente a Alberto en las primarias como candidato a gobernador; que vaya como primer diputado e integre a su gente en las listas o que acepte un espacio en el futuro gobierno.

Los dirigentes del massismo le dan dos argumentos a Massa para que acepte la oferta de Alberto. El primero es que si es elegido gobernador, pasará a ser a partir del 10 de diciembre el segundo dirigente más importante del país. Y en segundo lugar, que si rechaza la propuesta y se queda en Alternativa Federal, puede terminar siendo funcional a la reelección de Macri. El presidente está jugando sin disimulos en ese espacio y recibió en las últimas 48 horas a los tres socios de Massa en Alternativa Federal: a Juan Schiaretti el martes y a Miguel Pichetto y Juan Manuel Urtubey este jueves.

De hecho, el plan de Macri se basa prácticamente en que Massa no acepte ser candidato a gobernador y compita por la presidencia en Alternativa Federal. Es que en el Gobierno tienen medido que de esa forma Massa le sacará votos a Cristina.

La otra parte de la estrategia de la Rosada es que Roberto Lavagna compita por fuera de Alternativa Federal, en un espacio «progresista» en el que su candidatura se vuelva prácticamente inviable y de este modo no le quite demasiados votos a Macri.

El cordobés Schiaretti es la apuesta de Macri para que se cumplan esos dos objetivos. Por un lado, prácticamente detonó las posibilidades de un acuerdo del peronismo no K con Lavagna luego de una mala reunión que tuvo este martes con el economista minutos después de visitar a Macri en la Rosada. Y por otro, Schiaretti es la máxima esperanza que le queda a Macri para que Alternativa Federal retenga a Massa.

El cordobés le doró la píldora al tigrense en la reunión del miércoles y reconoció que el líder del Frente Renovador es el único que tiene «ofertas» de otros espacios. Para persuadirlo, le garantiza que terminará de convencer a Marcelo Tinelli para que sea su candidato a gobernador bonaerense, con lo que se terminaría de conformar una boleta competitiva, según el gobernador de Córdoba.

En el entorno de Massa fantasean con la «teoría de la escalerita» y creen que todavía hay tiempo para que Cristina se baje y quede él como candidato a presidente en la fórmula con Alberto.

A %d blogueros les gusta esto: