Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

DÍA DEL LOCUTOR: ¿POR QUÉ SE CELEBRA EL 3 DE JULIO?

229

El 3 de julio de 1943, 21 profesionales se reunieron en la redacción la revista Antena que funcionaba en Avenida Corrientes 830 y tras un extenso debate fundaron la Sociedad Argentina de Locutores (SAL). En consecuencia, esa fecha se convirtió en el Día del locutor, aunque no exactamente comenzó a celebrarse ese mismo año.

En rigor, la fecha se instauró como tal en 1950, a partir de un Congreso Nacional de Locutores. En aquella primera madrugada fundacional, que se extendió hasta las 4.15 de la madrugada, designaron una Junta Directiva Provisoria que tuvo como presidente provisional a Pedro Olmo y como secretario a Roberto Galán. Para afrontar los primeros gastos, cada uno puso plata de su propio bolsillo.

En el sitio web de la SAL se puede encontrar un relato sobre aquella noche del propio Roberto Galán, quien conduciera famosos ciclos de TV como Yo me quiero casar, ¿y usted? y Si lo sabe, cante.

«La idea surgió durante un encuentro propiciado por la Dirección General de Correos y Telégrafos, que solía convocar todos los años a locutores de las principales emisoras porteñas para conducir el tradicional desfile militar del 9 de julio en la zona de Palermo. Al conocernos los locutores, nos dimos la mano, ya que estábamos distanciados y competíamos entre nosotros. Radio Belgrano era popular, Splendid aristocrática y El Mundo en un plano intermedio «, contó el animador.

Y el texto continúa: «Al primero que se le ocurrió la idea de unirnos, fue a Jorge Homar Del Río, que había concurrido por Radio El Mundo. Cuando esperábamos que nos dieran una suerte de libretos, Del Río preguntó acerca de formar una entidad que agrupara a los locutores. La propuesta gustó –señala Galán- y yo fui a pedirle un lugar para reunirnos a Julio Korn, que tenía su editorial en un viejo edificio de la calle Corrientes 830 donde publicaba la revista Antena. Desde allí, llamamos a todas las emisoras, invitando a los locutores a reunirse.»

«Esa comisión se comprometió a convocar una asamblea general y así se hizo. Esa reunión se concretó en el teatro Regina, de la calle Santa Fe. Allí se eligieron las autoridades definitivas, con Juan Carlos Thorry como Presidente y yo como Secretario. Alquilamos un local en la calle Victoria (hoy Hipólito Yrigoyen, entre Combate de los Pozos y Sarandí). Con unos libros que aporté inauguramos una pequeña biblioteca, compramos una máquina de escribir, abrimos un Libro de Actas. Después comenzó la gran tarea de incorporar al Interior y formar las filiales», concluía Galán, su relato sobre la historia de la conformación de la Sociedad Argentina de Locutores. (www.lanacion.com.ar)

A %d blogueros les gusta esto: