Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

Estimaciones: La sequía recorta 6 millones de toneladas de la cosecha de soja y maíz

200

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires achicó de 54 a 50 millones de toneladas su cálculo para soja, y de 41 a 39 millones para maíz. El 40% de los cultivos atraviesa un momento crítico por déficit hídrico.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires emitió su Panorama Agrícola Semanal (PAS) en el que confirmó el escenario crítico en que se encuentra la producción agrícola a raíz de la falta de lluvias.

Sobre una previsión inicial de cosecha de soja y maíz de 95 millones de toneladas, formulada en septiembre, en base a proyecciones de rendimientos históricos, el cálculo actual decayó a 89 millones.

Las estimaciones

En lo que respecta a soja, la perspectiva inicial de la entidad porteña era de 54 millones de toneladas: la semana pasada, redujo la cifra a 51 millones y, ayer, a 50 millones. En la campaña 2016/17, se cosecharon 57,5 millones de toneladas de la oleaginosa, lo que significa que la proyección actual es de una producción que caerá 13 por ciento en términos interanuales.

En cuanto al maíz, al principio de la campaña la Bolsa de Buenos Aires imaginó 41 millones de toneladas con destino comercial, superando levemente a las 39 millones del ciclo anterior. Ahora, redujo sus expectativas también a 39 millones; o sea, como máximo, la campaña maicera actual lograría sólo empatarle a la anterior, que fue la mejor de la historia.

Soja

Según la Bolsa porteña, la prolongada condición de déficit hídrico continúa comprometiendo el potencial de rendimiento a cosecha, tanto en lotes de primera que en su mayoría transitan etapas críticas, como en cuadros de segunda que registran importante retraso en su desarrollo.

La entidad agrega que, durante los últimos siete días, sólo se han relevado precipitaciones en la región NOA, mientras que en el centro y sur de la región agrícola nacional la ausencia de lluvias y las elevadas temperaturas aceleran la pérdida de rendimiento en lotes de primera e interrumpen el desarrollo del cultivo en siembras de segunda.

Desde el informe de la semana pasada, únicamente las regiones NOA y NEA reportaron una condición hídrica entre adecuada y óptima, incluso relevándose excesos en sectores puntuales de ambas zonas, mientras que en el resto de la región agrícola se incrementó la proporción de superficie entre regular y sequía.

En concreto, sobre un área sembrada de 18 millones de hectáreas, 40 por ciento transita etapas críticas de generación de rendimiento y un 76,1 por ciento se encuentra entre sequía y regular condición hídrica.

Falta de lluvias y calor

El principal factor sigue siendo la ausencia de lluvias, agravada por elevadas temperaturas máximas, acelerando en consecuencia la caída en la condición del cultivo en lotes de primera, que en su mayoría ya transitan etapas críticas (R3 en adelante), mientras que la superficie de segunda por el momento solo registra un fuerte retraso en su desarrollo.

Las pérdidas de rendimiento se irán acelerando en la medida que continúe la ausencia de precipitaciones y se incremente la proporción de lotes transitando estadios críticos. Por el momento, el informe climático no prevé una recuperación efectiva del actual déficit hídrico en el corto ni en mediano plazo.

Maíz

Gran parte de los lotes sembrados en fechas tempranas continúan llenando granos bajo reservas hídricas irregulares, por lo que se verían afectados sus potenciales de rinde en zonas con un gran peso productivo como los Núcleos Norte y Sur.

La entidad porteña dio por terminada la siembra nacional, en 5,4 millones de hectáreas con destino comercial, y subrayó que en las zonas Núcleo Norte y Sur, se espera que durante las próximas semanas comience la cosecha de los primeros lotes que fueron implantados durante el mes de septiembre.

Lluvias necesarias

La humedad de los lotes tardíos es irregular por lo cual son necesarias lluvias en los próximos días para que estos cuadros no pierdan condición de cultivo. Hacia la zona del Centro-Norte de Santa Fe, culminó la siembra de lotes tardíos y de segunda ocupación; mientras que la recolección de cuadros tempranos arroja rendimientos en torno a los 50 quintales por hectárea, con pisos de 30 quintales.

Hacia las zonas del NOA y NEA, culminó la siembra del cereal, solo restando incorporar lotes puntuales. A la fecha, gran parte de los cuadros transitan estadios fenológicos entre emergencia y diferenciación de hojas. Fuente: (Agrovoz).-

A %d blogueros les gusta esto: