Federalaldia
Un paso adelante en el tiempo

BOCA IGUALÓ CON PALMEIRAS Y JUGARÁ UNA HISTÓRICA FINAL DE LA LIBERTADORES CON RIVER

122

Los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto (estuvo en el palco) empataron 2-2 en San Pablo y jugarán la 11ª final de su historia, pero esta vez ante su clásico rival. Ramón Ábila y Darío Benedetto, marcaron los tantos.

Se terminaron las palabras, las especulaciones y los pronósticos. Lo que muchos pensaban que podía pasar después de ver el sorteo del cuadro de la segunda etapa de la Copa Libertadores, pasará. Boca y River jugarán la final del torneo, en una definición Superclásica inédita. Todo se confirmó después del 2-2 del Xeneize con el Palmeiras como visitante.

El partido en San Pablo se rompió a los 18 minutos, y de ahí ya no hubo mucho por hacer, pro más que hubo algún susto del Verdao. Sebastián Villa desbordó pro la derecha y Wanchope Ábila la empujó para abrir el marcador para la visita. Y ahí se fue la esperanza de la remontada del equipo brasileño.

Porque el VAR le había anulado de manera correcta un gol antes, pero después tuvo poca reacción el conjunto dirigido por Felipe Scolari, que fue liviano y tuvo más empuje que ideas, lastimando poco a un Boca que (con su DT Guillermo Barros Schelotto en la tribuna, suspendido) pese a recibir dos goles nunca se sintió verdaderamente amenazado en la serie.

En el segundo tiempo, Luan y Gustavo Gómez (de penal) dieron vuelta el resultado con media hora por delante, pero Darío Benedetto se disfrazó otra vez de héroe y con un remate cruzado de lejos igualó las cosas, cacheteando para siempre la ilusión del Palmeiras.

¿No juega bien? ¿No convence? ¿No gusta? Puede ser. Pero lastima mucho, Boca. Y nadie lo voltea. Así se juega la Libertadores, algo que el Xeneize entiende mucho. Está en una nueva final, en la que buscará su séptimo titulo el igualar a Independiente como el más campeón.

Ahora viene lo divertido, lo más lindo. Pero la mayor presión también. ¿Quién no soñó con Superclásico para definir la Libertadores? Bueno, estamos a una semana nada más. Se hizo realidad. Se viene el Boca-River copero. Por la gloria eterna. ¡A ajustarse los cinturones!

 

A %d blogueros les gusta esto: